A BORDO
 
lunes 22|07|2019

Politours abre las puertas del Danubio: Linz-Budapest, 500 km río abajo

Salzburgo_0
2ª jornada
Excursión a Salzburgo, ciudad de Mozart, con ineludible escala en St Gilgen
Salzburgo está a unos 130 km de Linz, en dirección suroeste, y a 425 metros de altitud. Aunque la orografía es escarpada (no en vano nos acercamos a los Alpes) hay buena comunicación por autopista. En el último tramo, sin embargo, nos desviamos para adentrarnos en el distrito de Salzkammergut, conocido también como la Suiza Austríaca por la belleza de sus valles y declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1997.
La contemplación de tanta belleza justifica de sobra el retraso, pero nuestra verdadera intención es visitar, aunque fugazmente, el pueblecito de Sankt Gilgen, cuna de la madre de Mozart, en la orilla oeste del lago Wolfgangsee.
Grato paseo por el pueblo, foto a una deliciosa escultura dedicada a la infancia de la madre de Mozart y 'cafetito' con ricas pastas caseras en una terracita, mientras nos observan los cisnes del lago entre los palos de los veleros. Un buen lugar para relax y compras de productos típicos y prendas de abrigo. Desde aquí arranca un teleférico que va directamente hasta la estación de montaña de Zwölferhorn, a 1.520 metros de altitud, con las mejores vistas y rutas de senderismo para los más intrépidos.
stgilen
Y llegamos a Salzburgo, cuarta ciudad de Austria. Lo primero que visitamos fueron los impresionantes jardines del Palacio Mirabell, construido en 1606 para la amante del príncipe-arzobispo Wolf Dietrich y los diez hijos de ambos. Muchos castaños de indias y tilos, 'los árboles ornamentales de Austria', y todos los parterres colmados de color de begonias y tajetes.  Y por aquí encontraremos los escenarios de la película "Sonrisas y lágrimas", ya que es a estas montañas a las que cantaba Julie Andrews aquel famoso "El Sonido de la Música".
La Catedral de san Ruperto (allí está con el barril de sal) es de 1628. Tiene cinco órganos y dimensiones gigantescas: la nave principal, 99 metros de longitud; la transversal, 66; y la cúpula sobre el crucero se eleva 71 metros. Sin duda el siglo XVII fue notable para esta ciudad, que creó su primera universidad en 1623. Los casi 1.200 años de arzobispado han convertido a Salzburgo en un 'pequeño Vaticano' de habla alemana, en el que sus prelados visten de púrpura aunque no sean cardenales.
Salzburgo hay que disfrutarlo caminando e ir descubriendo sus calles medievales, la arquitectura barroca, sus amplias plazas y el sabor de una ciudad propia del Renacimiento italiano, obra de sus poderosos arzobispos. El rincón más visitado es sin duda Mozartplatz, donde está la casa natal del compositor, convertida hoy en museo. Y, desde todas partes, al fondo aparece siempre la fortaleza Hohensalzburg dominándolo todo. Para compras, la calle más importante es Getreidegasse, donde veremos hasta los más modernos comercios con sus logos y letreros adaptados al estilo medieval imperante. Y por supuesto hay que probar las famosas mozartkugeln, unas bolas de praliné y mazapán envueltos en chocolate, que encontraremos en pastelerías y otros establecimientos.
escaparate
La raíz 'salz', que tanto se repite en los topónimos de esta zona, tiene su origen en los numerosos depósitos de sal, el 'oro blanco', que vienen explotándose desde la antigüedad. Precisamente gran parte de su transporte se realizaba por aguas del río Salzach, el que atraviesa Salzburgo, hasta la llegada del ferrocarril en el siglo XIX. 
 
      

Dejar un comentario

Agradecemos mucho tu opinión en Expreso.
Por favor, no dejes comentarios impropios, injuriantes, contrarios a las leyes o con fines publicitarios, tendremos que eliminarlos.

Oculto, no aparece en el comentario.