A BORDO
 
lunes 22|07|2019

Politours abre las puertas del Danubio: Linz-Budapest, 500 km río abajo

budapest_rio
6ª jornada 
Budapest, visita panorámica y crucero nocturno con folclore a bordo
Ya vamos sobre ruedas hacia Budapest. Hacemos los últimos 20 kilómetros por una carretera al lado del río para entrar por Buda bajo el Puente Margarita, que va a su Isla y también nos lleva a Pest. El Swiss Crown está atracado entre los puentes Petófi y el de la Libertad. Queda media jornada intensa todavía. El programa señala: "Por la tarde visita panorámica de Budapest: los grandes bulevares, el Parlamento, la Ópera, la Plaza de los Héroes en la zona de Pest y el Bastión de los Pescadores en la orilla opuesta, la zona de Buda".
Todo lo que digamos de esta ciudad será poco para describir su grandeza. La sucesión de Palacios en ambas orillas; los elegantes puentes decimonónicos, repletos de jóvenes enamorados; las plazas llenas de vida, como inmensas salas de museo; el incesante movimiento de embarcaciones turísticas; las llamativas y multitudinarias fiestas campestres en los parques públicos, el fin de semana; el monumental Parlamento; la 'joven' y grandiosa Basílica de San Esteban; la bella Iglesia de Matías; el Castillo de Buda; el Bastión de los Pescadores, la Plaza de los Héroes...  Todo lo llevaremos siempre en la mochila de viajes.
milenio
Después de comer en el barco, volvemos al ómnibus, que nos acerca ante todo a la Plaza de los Héroes. Nos perdemos la llegada caminando por la Avenida Andrássy, una de las principales arterias de la ciudad, que, con la Plaza de los Héroes, es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, pero a cambio el 'paseo panorámico' nos proporcionó un 'aperitivo' de la grandeza de Budapest a través de sus bulevares y magnos edificios, como la bella Estación Nyugati (del Oeste). A ambos lados de la Plaza de los Héroes se encuentran el Museo de Bellas Artes y el Múcsarnok o Museo de Exposiciones, pero sin duda el atractivo principal es el Monumento del Milenio, que se inició en 1896 para conmemorar los mil años transcurridos desde la conquista de Hungría por los magiares. Se compone de dos columnatas dobles formando arco, en las que se instalaron las estatuas de personajes notables. En el centro, como elemento principal, una gran columna coronada por el Arcángel Gabriel, en cuya base los siete jinetes representan los caudillos de las siete tribus fundadoras de Hungría.
Subiendo a la colina de Buda accedemos a varios de los monumentos más visitados de Budapest: La Iglesia de Matías, sede de bodas y coronaciones reales y marco incomparable de conciertos de órgano y música clásica, es la iglesia católica más famosa de la ciudad. Aunque sus inicios son del siglo XIII, su reconstrucción importante se realizó en el XIX, de ahí su estilo neogótico.  A pocos pasos está el Bastión de los Pescadores, un famoso mirador, que nos proporciona espléndidas vistas de Pest. Aquí volvemos a encontrar las siete tribus, simbolizadas en siete torres, con la estatua ecuestre de Esteban I en el centro. La otra cita inexcusable en esta excursión, sobre todo para estudiosos, es el Palacio Real, más conocido como Castillo de Buda, ubicado algo más al Sur. Este gran complejo acoge actualmente la Biblioteca Szechenyi, la Galería Nacional Húngara y el Museo de Historia de Budapest.
Esta noche todavía nos reserva actividad. Cenamos en un restaurante fluvial y a continuación, ya en nuestro barco, nos deleitamos con un espectáculo folclórico y el crucero nocturno para admirar los majestuosos monumentos iluminados. Las 'perlas' son el Parlamento y los puentes, sobre todo el de las Cadenas, pero todo el recorrido transcurre como en un cuento de hadas.  
noche_puente 
      

Dejar un comentario

Agradecemos mucho tu opinión en Expreso.
Por favor, no dejes comentarios impropios, injuriantes, contrarios a las leyes o con fines publicitarios, tendremos que eliminarlos.

Oculto, no aparece en el comentario.