CALLEJEANDO
 
miércoles 23|10|2019

Hablando de Chiapas... Santo Domingo de Palenque

palenque

Aunque hoy vive eclipsada a la sombra de la zona arqueológica descubierta en 1740 por Antonio Solís, la ciudad Santo Domingo de Palenque fue fundada casi doscientos años antes, en 1567, por el dominico fray Pedro Lorenzo de la Nada (1), que integró a varias familias de la etnia de los choles, dispersos hasta entonces por la selva lacandona. Está situada al norte de Chiapas, en la cuenca del Usumacinta y muy próxima a Tabasco. Aunque dispone de aeropuerto, la comunicación con CDMX es más frecuente a través del Internacional de Villahermosa, en el Estado vecino.

Sagua la Grande, cubana y villaclareña, recuperación del mito

En Cuba, a medio camino entre Sitiecito, la tierra del cimarrón Esteban Montejo (1), y de "su" otrora balnearia y turística Isabela, se encuentra Sagua la Grande, cruzada por el río del mismo nombre. No es villa antigua, cumplió sus 200 años en el 2017, pero cuenta con un pasado inmenso, como su apellido.

Exposici%C3%B3n%20en%20la%20plaza%20de%20la%20iglesia

Para descubrir su esplendor sólo hay que remontarse un siglo atrás, comunicada ya por ferrocarril con La Habana, Cienfuegos y Santa Clara. A esta última también por carretera, que se bifurcaba aquí, llegando hasta Quemados de Güines e Isabela. Ocho años después de su fundación, en 1825, ya tenía su primer hotel; en 1843 se habilitó el puerto cubano más próximo a los EEUU: Isabela de Sagua; en 1849 su primer trazado urbano y desde 1866 tiene el título de villa.


Ferrol, ideal para turismo familiar y excelente puerta para el turismo activo

No es una novedad su vocación internacional y de ciudad acogedora, pues hay constancia de que ya en el siglo XII este puerto recibía viajeros británicos en su peregrinaje a Compostela; aquí se inicia 'el Camino Inglés'. Esa vieja conexión de Ferrol con el mundo exterior, unida a su poderío militar de los últimos siglos, quizás fue clave de la pregonada (y evidente) cultura y elegancia de su gente. Como ciudad, pocas hay tan racionales y agradables para el paseante. El barrio de la Magdalena, con la calle Real en franca recuperación de su esplendor, sigue siendo charnela entre la ciudad vieja y el ensanche del siglo XX, entre el puerto y el barrio alto.

ferrol_palmera

Si hemos de elegir una vía para impactar al viajero, sin duda es la Calle de la Iglesia. Y el comienzo ideal, los Jardines de Herrera, un parque adyacente al Parador y quizás la mejor atalaya para observar la ría, el Arsenal y los diques militares. Pues, siguiendo hacia el Este, nos iremos topando sucesivamente con varios de sus edificios más representativos, el Mercado de Ucha o Pescadería, el Mercado Central, la Concatedral de san Julián y el Teatro Jofre, una de las mejores construcciones teatrales del siglo XIX.


Una escapada a Marsella en cualquier momento del año

Situada al sureste de Francia, limitando con España e Italia y bañada por el mar Mediterráneo, se encuentra la región de Provence-Alpes-Côte d’Azur. Marsella, su capital, es la ciudad más antigua de Francia, segunda en importancia y población, con aproximadamente un millón de habitantes en su área metropolitana, y una media de 5 millones de visitantes al año.

marsella_chateaux 

Quizás en su momento podía tener cierta fama de conflictiva pero, ya en los años 90 comenzó una profunda remodelación y, en la actualidad, ese pasado ha quedado atrás para convertirse en una ciudad vanguardista, bella e interesante, ideal para pasar unos días descubriendo todos los rincones que tiene que ofrecer.

Las Palmas de Gran Canaria, cosmopolita y seductora

¿Buscando destino para escapar del frío? Pocas escapadas apetecen tanto en invierno como un par de días en una ciudad cosmopolita y seductora donde el buen tiempo esté asegurado. Así es Las Palmas de Gran Canaria, placer urbano rodeado de Atlántico, una de las urbes más atractivas de España.

lpa_plaza2 
Lo mejor, que aquí bastan un par de días para aunar en la misma escapada lo mejor del turismo urbano, sol y playa, y patrimonio cultural. Estos son los puntos que no puedes perderte:

Marruecos, de Marrakech a Essaouira, de la "ciudad roja" a "la bien trazada"

Marrakech, la ciudad roja

Marrakech es un clásico del turismo, no sólo a nivel marroquí sino a escala mundial. Hablamos de la Ciudad Imperial, la de la Koutoubía, el minarete de la Mezquita de los Libreros, el más alto con sus 69 metros, que le da carácter y fue construido a mediados del siglo XII, un poco antes que la Giralda, a la que recuerda. Hablamos de la ciudad que nos recibe entre jardines y olivares, como el Bab Jdid, que llega hasta la muralla de la medina y la separa del moderno aeropuerto. La que compartió capitalidad con Fez tantos años y posiblemente dio nombre a Marruecos. La de los lujosos hoteles y los cuidados carruajes de época; la que comparte top de destinos turísticos con Paris o New York.
koutubia
Es Merrakesh-el-Hamra, el Rojo, según dicen los marroquíes, y Temrakesh, según los bereberes. La de la Plaza Jamaa El Fna, Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, donde se te pasan las horas sin sentir, entre aguadores, vendedores de jugos hechos al instante, monos para acompañarte en el selfie, mercaderes de especias, puestos nocturnos de comida, encantadores de serpientes...