SABORES
 
miércoles 12|12|2018

Gijón, una ciudad para comérsela a cualquier hora

A estas alturas, cualquier viajero que se precie de serlo sabe que en Gijón–en toda Asturias- se come fenomenal. Lo que quizá no sepa es que desde Gijón Turismo llevan años promoviendo varios productos turísticos para garantizar la calidad de la experiencia gastronómica en la ciudad asturiana durante los doce meses.

crespo_manzana

Gijón Gourmet, La Ruta de la Sidra y Gijón Goloso son las tres marcas que ofrecen todo el año experiencias sabrosas para quienes buscan los mejores sabores tradicionales, cocina más cuidada o no se resisten a un buen dulce.
Las tres fórmulas resultan muy atractivas y el viajero solo ha de escoger el momento de disfrutar cada una. De seleccionar los mejores establecimientos y unificar las propuestas a un precio cerrado y atractivo, incluso de la reserva, se encarga Gijón Turismo.

Gastronomía y vino de Bodegas Docampo en el Pazo Carballo

En la cultura (digamos) occidental no se concibe la gastronomía sin el vino. Los enólogos también son expertos en correspondencias de caldos con guisos y los cocineros no sólo combinan los alimentos en el puchero sino que tienen siempre presente el vino idóneo para cada plato. En esta ocasión es el vino, Bodegas Docampo, el que, año tras año, toma la iniciativa exhibiéndose en las ferias culinarias y propiciando encuentros de cocineros.

pazo_carballo

Lo tiene claro esta bodega de San Paio (Ribadavia), cuya presencia en Xantar, la feria gastronómica más importante de la Península Ibérica, ya viene siendo habitual. Su gerente y alma mater, Jerónimo Docampo Parente, Jerónimo junior, organiza en el evento catas de sus caldos y concursos de cocina, tanto de aficionados como de profesionales.


Restaurante Populi, una buena opción en la plaza más bonita de Lisboa

En uno de los lugares más emblemáticos de Lisboa, la imponente Plaza del Comercio –Terreiro do Paço-, casi asomado al río Tajo, se encuentra un agradable oasis de buen gusto y estilo, el restaurante Populi.

bacalao_garbanzos_0

Hace ya unos años que este establecimiento, cuyos propietarios tienen alguno más en la ciudad, recibe a lisboetas y viajeros en busca de platos elegantes y sabrosos, buen servicio, y producto de calidad.


Cuba. Cocinando en Oriente. Ajiacos y otras delicias

cuba_coches

Raíces cubanas en el Bioparque Rocazul

Los cubanos son maestros en conservar y reutilizar. El tópico, no por muy sobado menos deslumbrante, lo tenemos en su parque automovilístico prerevolucionario, único en el mundo. Es lo más vistoso, pero sólo un ejemplo más. Cuba se repasa, se reinventa, día tras día. Esa exploración constante, que podríamos simbolizar con la caja de herramientas de cualquier "milmañas" que se las ingenia para resolver ('resolver', así, en abstracto, lo que sea), se encuentra también en su cocina, que, por otra parte, ha ido incorporando a sus platos productos, técnicas y costumbres de los pueblos que iban llegando a la isla. Más que un ejemplo, un símbolo, puede ser el 'ajiaco cubano'.

ENBIGA2017. Encuentro gastronómico en la cordillera. Villa Pehuenia

De nuevo, ENBIGA escenificó su razón de ser primera, el encuentro, en plena cordillera de los Andes. Esta vez la sección argentina, aglutinando a los venidos de Brasil y Uruguay, llegó antes a Villa Pehuenia y montó sus fogones a orillas del lago Aluminé aguardando la arribada del sector chileno, al que se habían incorporado costarricenses, peruanos y españoles. Atrás quedaba Pucón, a orillas del lago Villarrica, un destino clásico de la Araucanía, que se tratará en otro artículo, y atrás quedaba también la carretera nevada por el paso de Icalma. El veterano ómnibus había cumplido. Era la hora del Neuquén, la provincia más norteña de la Patagonia argentina.

varios_participantes_Villa_Pehuenia


El Salvador, pulgarcito de América. La riqueza del café, el cacao, el azúcar...

La actividad agrícola más importante de El Salvador es el cultivo de café, hasta el punto que los cafetales ocupan el 8 % del territorio. Sin embargo, lejos de convertirse en monocultivo, el cafeto lleva consigo la biodiversidad. La explicación es sencilla y se puede resumir en dos razones; primera: "aquí el 90 % del café se produce en sombra", por tanto, necesita árboles que se la proporcionen, como bananos u otros frutales; o medicinales como crotón o bálsamo, que además produce resina aromática usada en farmacia. Segunda: los mejores se dan por encima de los 1.200 metros sobre el nivel del mar, pero el viento es su enemigo; con lo cual, al encontrarse la mayor parte de las plantaciones en laderas de montañas azotadas por los vendavales, necesita cortinas rompevientos, logradas con hileras compactas de árboles de alto porte que suelen ser cupresos o eucaliptos. Entonces, "hablar de cafetales es hablar de bosques" (uno de los lemas de la Fundación Salvadoreña para Investigación del Café) o, lo que es igual, biodiversidad de bosque húmedo subtropical.

cafe_planta