DESCUBRE
 
sábado 24|08|2019

Refrescante contraste de sensaciones, de Tel Aviv a Galilea

Texto: Ana Bustabad Alonso. Fotografías: Federico Ruiz de Andrés

Dos jóvenes cargadas con bolsas de Michal Negrin y Daniella Lehavi caminan entre la multitud que abarrota el bulevar. En la acera, un músico hace sonar la guitarra junto a su perro pequeño, de manchas color café. Enfrente, un escarabajo multicolor -mal aparcado- anuncia zumos de frutas tropicales recién exprimidos.

Mientras, a menos de dos horas al norte, el silencio es casi insultante. Una pareja se deja acariciar por el sol vespertino, y la brisa mueve las flores de color intenso de los árboles desnudos. Frente a ellos, en el lago, dos barcos de madera se cruzan muy despacio.

Vista del mar de Galilea

Tel Aviv y Galilea. Dos postales intensamente refrescantes. Cae la tarde en Israel, donde las sensaciones se suceden y atropellan el alma, en elaborado contraste que atrapa para siempre.

Desde que llega al aeropuerto internacional Ben Gourion de Tel Aviv, el más importante del país, el viajero siente el carácter cosmopolita y acogedor del pueblo de Israel. En contra de la imagen que suelen publicar los medios de comunicación, la vida bulle a borbotones en estas calles de gentes amables y cultas, que saben disfrutar como pocas.

Puesto callejero en Tel AvivAquí, los sofisticados controles de seguridad de las aduanas causan menos molestias que en otros muchos lugares y en toda la moderna red de carreteras los indicadores están escritos en tres idiomas -hebreo, árabe e inglés-, por lo que es muy fácil moverse por libre.

Para obtener información detallada sobre el país puede consultarse la web del Ministerio de Turismo o la de la Oficina Nacional Israelí de Turismo en España, con contenidos en castellano. Pero, además, si lo que se busca es un viaje único y no necesariamente caro, la mejor opción es contratar un buen guía oficial que prepare el itinerario a medida.

Menachem Krzywanowsky, -Menno, como prefiere que le llamen- es, sin duda, uno de los mejores. Un excelente cicerone capaz de llevar al viajero por todo el país y descubrirle los lugares más especiales en portugués, inglés, holandés, hebreo o en un dulce español que revela sus raíces uruguayas.

Mucho más allá de los clásicos circuitos de turismo religioso, Israel ofrece en pocos kilómetros un mar de sensaciones refrescantes, tan diferentes entre sí como la tranquilidad absoluta del mar de Galilea del ritmo deliciosamente cadencioso que caracteriza Tel Aviv, a orillas del Mediterráneo.

En pleno centro, de la calle Dizengoff -llamada así en honor del primer alcalde de la ciudad- salen las excursiones a pie por la ruta Bauhaus, el movimiento arquitectónico de vanguardia de los años 20 y 30 del siglo XX que dejó en Tel Aviv su impronta como en ningún otro lugar del mundo. La sede de la Fundación cuenta con una tienda donde comprar libros de urbanismo y arquitectura y objetos de diseño de lo más curioso.

Objetos de decoración en la Fundación BauhausLos israelíes miran hacia el futuro sin olvidar del todo. En medio del bullicio de la acera, contrasta la sobriedad de un monolito que recuerda el primer atentado que tuvo lugar aquí en 1994.

Desde hace unos años están resurgiendo con fuerza los negocios que huyeron entonces de la zona. Por algo Tel Aviv significa ‘colina de la primavera', el resurgimiento del pueblo judío en su tierra.

Un poco más abajo, en la plaza del mismo nombre, un mimo callejero entretiene junto a la fuente a los numerosos paseantes. Como casi todo el centro histórico, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, ésta es una plaza típicamente bauhaus, con sus característicos edificios blancos de tres o cuatro alturas, esquinas redondeadas y belleza funcional.

De los cines que había aquí hace años sólo queda como símbolo el hotel Cinema que, sin ser lujoso, mantiene su encanto y ofrece una situación privilegiada para sumergirse en el bullicio urbano. Bajo la plaza Dizengoff, hoy levantada sobre el tráfico, se celebra un animado mercadillo los martes y los viernes. Por todo el centro, las terrazas están llenas de jóvenes charlando, comiendo de manera informal, mientras otros abarrotan las tiendas de diseños vanguardistas.

Para ir de compras puede uno optar por los centros comerciales o, mucho mejor, por las zonas más céntricas. La calle Allemby es una de las más populares, uno de los ejes principales de la ciudad. También la Nahalat Benjamin, peatonal, la calle Shen Kin, de última moda, o la King George -especialmente movida los viernes-.

Plaza de la Estrella de David

Una de las postales más famosas del pasado de Tel Aviv es la de la multitud bailando en la calle el 14 de mayo de 1948, día en que se declaró la independencia del estado de Israel. Hoy, cuando se cumplen exactamente 60 años de aquella fecha, la plaza de la Estrella de David, donde se cruzan seis calles, es el centro neurálgico de la zona comercial. A un paso, el imprescindible mercado del Carmel, donde se puede encontrar prácticamente de todo y a buenos precios.

      

Tel Aviv

Hola Ana,
Felicidades por la valentía de hacer un reportaje de una ciudad que considero que a pesar de ser maravillosa, al viajero le produce mucho respeto y la convierte un destino poco apetecible.
Echo en falta que tus comentarios acerca de la ciudad sean mas explícitos, me pierdo en tanta retórica y no tengo claro que es lo que debería visitar. Ademas las fotos que has elegido tampoco ayudan mucho.
Disculpa mis comentarios, soy una viajera incansable y a veces me apena no ver reflejados en vuestros artículos los países que he visitado y donde he dejado un pedazo de mi corazón.
Un saludo

Leticia Alonso

Muchas gracias por tus

Muchas gracias por tus palabras, Leticia.
La verdad es que, más que un reportaje práctico, he pretendido dar unas pinceladas para contrarrestar la imagen equivocada que muchos viajeros tienen y despertarles las ganas de visitar esos lugares que me han enamorado.
Sin embargo, agradezco muchísimo esos comentarios constructivos, porque nos ayudan a mejorar Expreso.
Un saludo,

Ana Bustabad

Dejar un comentario

Agradecemos mucho tu opinión en Expreso.
Por favor, no dejes comentarios impropios, injuriantes, contrarios a las leyes o con fines publicitarios, tendremos que eliminarlos.

Oculto, no aparece en el comentario.