DESCUBRE
 
miércoles 21|08|2019

Todas las claves para viajar sin que sufra el bolsillo

Una buena idea para encontrar billetes baratos es elegir el vuelo un sábado por la noche, ya que suelen quedar plazas libres, porque la mayoría de la gente que viaja de fin de semana vuela el viernes.
En general, los horarios menos cotidianos son un filón de buenas ofertas. También entre semana los vuelos son más económicos que los fines de semana o días festivos.
avión de Ana en pleno despegueApuntarse a listas de correos de las compañías permite estar puntualmente informado de todas las ofertas de viajes.
Para buscar información sobre vuelos, cambios de divisas, horario mundial y aeropuertos, lo mejor es entrar en Amadeus.
Las aerolíneas de ‘bajo coste’ como Ryanair, Easyjet, Air Berlin, Jet2 o Atlas Blue suelen contar con las tarifas más baratas.
A veces se consigue volar por 1 euro e incluso gratis en determinadas promociones, siempre que se tenga flexibilidad.
En general, los precios más baratos están disponibles directamente en las webs de las aerolíneas, pero a veces es difícil saber qué compañías vuelan hacia cada destino. Para ayudar en la elección existen portales muy útiles como, por ejemplo, WhichBudget, que reúne todas las rutas para viajar desde y hacia un lugar.
Rumbo tiene también un buscador de vuelos baratos, de un destino a otro, que indica qué días del mes resulta más barato volar. Y, lo más importante, permite combinar vuelos de todas las compañías, incluidas las de bajo coste. Permite ir con Iberia, por ejemplo, y volver con Vueling, o al revés.
Chollovuelos es una guía de todas las compañías de bajo coste con las que se puede volar en España, con sus rutas clasificadas por ciudad de origen y destino.
Tampoco conviene olvidarse de las aerolíneas de siempre. En los últimos años están compitiendo fuerte y tienen ofertas muy atractivas, como las Condorgangas, además de volar a aeropuertos principales, situados más cerca de las ciudades, lo que supone un ahorro en los traslados.
Buenos alojamientos al mejor precio
Los albergues juveniles -a pesar de su nombre admiten a viajeros de todas las edades- siguen siendo la mejor opción para encontrar un alojamiento económico en cualquier lugar del mundo. Hostelling International (HI) es el nombre de la marca de más de 90 Asociaciones de Albergues Juveniles repartidas por más de 80 países de los cinco continentes.
buscando albergue en MarrakechLa mayoría de son lugares animados donde resulta fácil conocer cantidad de personas, aunque su calidad varía mucho de uno a otro, por lo que conviene informarse bien antes de elegir.
En su web figura toda la información, y desde ella se puede efectuar la reserva de la habitación, recomendable para no llevarse sorpresas al llegar.
En los últimos tiempos han surgido redes de hoteles baratos, impulsados por las compañías de vuelos low cost y con el mismo concepto de ahorro de costes, buen servicio mínimo y pago por extras. Aunque hay pocos todavía, puedes buscar en Easyhotel, Ibis, Sidorme o Travelodge.
Hostelworld es uno de los mejores buscadores de alojamiento. Sólo hay que escoger si se quiere dormir en un hostal, en una guesthouse, en un hotel económico, en un albergue, en un apartamento o en un camping.
El portal de Hostelworld también ofrece otras informaciones como noticias de última hora,trabajos en el extranjero, historias de viajeros, guías de bolsillo gratuitas y consejos.
También las cadenas hoteleras tradicionales tienen ofertas, aunque suelen ser de última hora, para estancias superiores a una noche o para personas de determinada edad. Por ejemplo, Paradores, que reúne una de las mejores redes de alojamientos de España, tiene tarifas especiales para jóvenes y mayores de 55 años.
Una vez allí
Las tarjetas turísticas y de transporte son una interesante opción para ahorrar dinero en el destino. Incluyen uso ilimitado de metro, autobús y tren, tienen un precio ajustado y además otorgan ventajas en ciertos museos y lugares emblemáticos. En las webs y oficinas de turismo del lugar de destino tienen información sobre las diferentes modalidades.
un picnic en pleno centro de ParísUno de los capítulos fundamentales del viaje lo constituyen las comidas, que no tienen por qué desbaratar el presupuesto total. La opción más de moda para comer es, si el tiempo lo permite, hacer un pic-nic urbano.
Basta con buscar un parque o un banco a la orilla del agua, y aprovisionarse en cualquier supermercado del lugar.
También existe la opción de tomar un bocadillo o cualquier otro plato de comida rápida en una hamburguesería, pizzería o similar.
Habitualmente resultan baratos también los restaurantes griegos, los turcos, y los chinos. Aunque, desde luego, siempre es mejor aprovechar para conocer la gastronomía local.
En muchos países hay puestos callejeros con especialidades típicas a muy buen precio. Un vistazo bastará para intuir si la comida reúne las condiciones adecuadas de higiene y seguridad. ¿El límite? El sentido común. En caso de duda, es mejor abstenerse de consumir verduras crudas, bebidas con hielo y agua sin embotellar.
¿Por qué no una vuelta al mundo?
Si se dispone de más tiempo para viajar, una excelente idea muy habitual en algunos países anglosajones es reservar un año sabático para dar una vuelta al mundo.
El primer paso para organizar este viaje es saber que existen en el mercado unos billetes denominados ‘Round World Ticket’ cuya característica principal es que permiten dar la vuelta al mundo, es decir, utilizar una suma de trayectos aéreos hacia diferentes destinos con varias compañías aéreas.
callejeando en MahdiaCasi todas las alianzas de aerolíneas tienen billetes de vuelta al mundo. Lo importante para escoger una u otra es saber a qué países se quiere ir.
El segundo paso es planificar el viaje de manera virtual y conseguir información de mapas y ciudades, para calcular lo más detalladamente posible el viaje.
El presupuesto puede variar mucho teniendo en cuenta las temporadas y las diferentes ofertas ya programadas que existen en el mercado.
Sin embargo, el gasto principal no es el transporte, que suele representar una parte pequeña de la inversión total.
Comidas, alojamiento, desplazamientos, comunicación, son aspectos muy importantes que han de planificarse con cuidado para evitar sorpresas que den al traste con el viaje antes de tiempo.
El caso es viajar, y buscar las fórmulas que lo hagan posible. Siempre las hay.