DE NEGOCIOS
 
sábado 20|04|2019

Dubai, lo bueno comienza cuando terminan los negocios

Texto: Ana Bustabad Alonso    Fotos: Miguel Muñoz Romero / RV Edipress

El gerente iraní del restaurante Local House, uno de los poquísimos de comida local que hay en Dubai, lo tiene claro. ‘Aquí cada uno hace lo que quiere, se siente libre’. Puede que, visto desde algunas perspectivas, no sea exactamente así, pero sus palabras encierran la sensación de progreso y libertad que se respira en la calle.
gerente del Local House
Todo el mundo sabe que Dubai, uno de los siete Emiratos Árabes Unidos, que va camino de convertirse en una segunda City financiera como la de Londres, es ya uno de los destinos más importantes del mundo para reuniones de negocios.
Pero lo que no se sabe es que, sin salir de la ciudad, se pueden combinar los negocios con una oferta de ocio increíblemente variada. Tanto, que merece por sí misma un viaje.
Y, puestos a desmontar mitos, Dubai no es una ciudad cara. En general, las cosas cuestan bastante menos que en algunas ciudades europeas o americanas. Pero aquí el viajero puede alojarse en el hotel más caro del mundo o comer divinamente por menos de cinco euros.
Uno de los sectores más agradables para pasear es el de Bastakiya, donde nació la ciudad. Los primeros palacios que construyeron los jeques han sido rehabilitados y conforman ahora un barrio pintoresco, de paredes de adobe y calles silenciosas. Artesanos del barro, calígrafos, artistas plásticos, galerías de arte ocupan actualmente los pequeños edificios.
En uno de ellos, oculto al exterior tras una galería de arte local, se encuentra un diminuto hotel boutique, el XVA Gallery, que expone colecciones de artistas de vanguardia y cuenta con un coqueto café. Sus habitaciones rodean un patio fresco donde se prolongan las tertulias.
Muy cerca, el Local House es uno de los poquísimos restaurantes de la ciudad que ha recuperado la gastronomía tradicional dubaití. Buen gusto, decoración árabe y antigüedades definen un local en el que el tiempo se paladea despacio.
interior del Local House
La comida comienza con un café árabe con cardamomo. La carne de camello está presente en algunos de los platos rescatados de la identidad local. Un buen menú termina recostado en los cojines de fibras naturales fumando en un gadou, una pieza de barro típicamente dubaití.
A última hora de la tarde el mejor lugar es la terraza, donde charlar tranquilamente mientras cambian las sombras en los tejados más antiguos de Dubai.
Además de los 70 kilómetros de costa natural, Dubai se baña de vida en las aguas de su Creek, una lengua navegable que parte en dos la ciudad. Lo que antaño fue un pasillo de arena que se adentraba en el desierto para transportar alimentos constituye hoy una de las estampas más animadas.
Por un dirham, unos 23 céntimos de euro, los barcos-taxi de madera cruzan en pocos minutos de un lado a otro. Un buen transporte para visitar los barrios más comerciales de la ciudad. Al caer la tarde, cientos de turistas se suben a los tradicionales dhow de color café, para disfrutar de una cena a bordo con espectáculo.
De noche, cuando las luces de los rascacielos iluminan el cielo negro de Dubai, no se puede evitar pensar en el milagro de esta tierra que se ha hecho a sí misma.
Skyline nocturno de Dubai
Uno de los primeros conceptos que aprenden los estudiantes de arquitectura es la frase de William Morris, ‘arquitectura es el conjunto de modificaciones y alteraciones introducidas en la superficie terrestre con objeto de satisfacer las necesidades humanas, exceptuando sólo el puro desierto’.
Dubai es un buen ejemplo de ello. En la década de los 30 del siglo pasado, esta tierra era un desierto, y sus habitantes subsistían comiendo dátiles y peces.
      

SALUDOS ME GUSTARIA SABER QUE

SALUDOS ME GUSTARIA SABER QUE NEGOCIO ES BUENO PARA EXPORTAR A DUBAI... CARROS DE COLECCION, YATES, O CUALQUIER OTRA COSA ,, ALGUIEN ME PUEDE INFORMAR GRACIAS!

Bueno, quizá Dubai lo que

Bueno, quizá Dubai lo que hace es desmentir, actualizar o desmitificar la sentencia de William Morris... Pero es cierto que ofrece muchas posibilidades al margen de los tópicos del shopping y el Burj Al Arab. También se puede explorar su desierto o visitar los museos históricos...