DE CERCA
 
jueves 21|06|2018

Estamos fomentando el turismo de naturaleza

Sara García, gerente de la Ruta del vino Ribera de Duero

La Ribera del Duero quizá llegó algo más tarde al mundo del enoturismo que sus competidores riojanos, pero en poco tiempo han sabido situarse en los primeros puestos. Gracias al esfuerzo conjunto de las personas que han trabajado y trabajan en la Ruta del Vino Ribera de Duero, de los ayuntamientos ribereños, de las empresas -fundamentalmente bodegas y restaurantes-, y también al consejo regulador de la Denominación de Origen Ribera de Duero, ahora son muchos los establecimientos y municipios que presumen de ser una de las zonas más visitadas del turismo de interior y no solo por sus preciados caldos, por muchas más cosas, como nos cuenta la gerente de la ruta, Sara García.

DSC01777

La Ruta del vino Ribera de Duero ha emprendido una nueva etapa con una nueva presidencia, ¿Qué objetivos se han marcado para seguir impulsando el crecimiento de la ruta?
 
En esta nueva etapa que lidera Miguel Angel Gayubo desde agosto, que es el nuevo presidente de la entidad,  sobre todo nos hemos marcado el objetivo de facilitar a aquellos empresarios que querían entrar en la ruta los mecanismos y herramientas necesarias para que puedan pertenecer a este club de producto en el que la calidad es lo principal.
¿Han aumentado en 2015 el número de socios? ¿Cuántos son en total?
Actualmente los socios superan las 120 empresas, cifra que no es nada desdeñable teniendo en cuenta que es un territorio rural con las dificultades que ello conlleva. Quiero destacar un dato significativo y es que desde que hemos iniciado esta fase de facilitar al empresario que esté con la Ruta del Vino Ribera de Duero, en apenas un mes hemos aumentado en 18 socios nuevos.
Para animar a más empresarios a que se adhieran a la Ruta Ribera de Duero, dígame ¿qué ventajas obtienen los establecimientos adheridos?
Las ventajas que ofrece la ruta a los empresarios que quieren entrar, pasan por algunos servicios que ya se venían prestando como es la señalización turística en el que al establecimiento se le dota de una señalización homologada para que esté fácilmente localizable desde cualquier punto de la Ribera del Duero una vez que el turista llega a nuestro destino. Además puede acceder a toda la formación gratuita que llevamos desde la entidad, estar presente en todos los soportes promocionales como la web, las guías, los mapas, las redes sociales. Por supuesto beneficiarse de todas las campañas de publicidad que hacemos y cooperaciones con los turoperadores y agencias de viaje. Es un poco tender la mano a ese empresario que viene  la pequeña y mediana empresa,  del mundo tradicional de la agricultura y que ha dado el salto a la industria y posteriormente al sector servicios a través del turismo, facilitarle todos los mecanismos para llegar al cliente final.
¿Qué obligaciones tienen los establecimientos, les supone algún coste económico?
Estar dentro de la ruta del vino Ribera de Duero supone un coste más que asumible y es muy asequible, por ejemplo, una casa rural tiene un coste de 100 euros al año, un hotel de cuatro o cinco estrellas tiene una cuota de 700 euros anuales. La diferencia es debida a la diferencia también entre un tipo de negocio y otro. Las bodegas vienen apartando unos 600 euros al año. Es una cuota beneficiosa para ellos, tiendo en cuenta que la promoción que tendrían que hacer por su cuenta sería mucho mayor y es una inversión que se amortiza con todas las acciones de la ruta.
Parece que también los ayuntamientos y entidades locales se animan a pertenecer a la ruta, ¿cuántos se han adherido este año y que requisitos necesitan ellos?
Tenemos cuatro nuevos ayuntamientos en la familia de la Ruta del Vino Ribera de Duero y tenemos algunas peticiones nuevas que se realizaron después de las elecciones y con algunos cambios en sus equipos de gobierno. Tienen una cuota que va en función de la población, es una cuota muy justa, sobre todo para que a los ayuntamientos pequeños no les suponga una carga económica que no puedan asumir. Sus obligaciones son el poder estar fomentando la cohesión territorial. Al ser la ruta un ente público-privado, si  una empresa  quiere pertenecer a ella, su ayuntamiento obligatoriamente deber pertenecer también. Tiene que facilitar la señalización, en su municipio, de las empresas que ya están. En resumen, es una colaboración fantástica entre organismos públicos y empresas privadas y nosotros estamos en el medio haciendo que todos se entiendan.
riberadueroweb
¿Por qué es obligatorio que para que una empresa sea miembro de la Ruta del Vino Ribera de Duero, el Ayuntamiento al que pertenece tenga que serlo también?
Es un requisito que nos marca Rutas del Vino de España, a la hora de señalizar un establecimiento en un municipio no adherido podría suponer una traba no obtener los permisos municipales. Pero más importante es que este tipo de proyectos se conciben de forma que sean proyectos sostenibles y duraderos, y para que no recaiga en ninguna de las dos partes la responsabilidad, se les pide entendimiento para potenciar el turismo de su territorio.
La  Ruta del Vino Ribera de Duero es sobradamente conocida dentro del  enoturismo, ¿se plantean otras formas de dar a conocer la ruta?
Es cierto que como ruta de vino y enoturismo estamos muy bien posicionados, gracias también al trabajo que ha realizado durante todos estos años la Denominación de Origen Ribera de Duero. También nuestra gastronomía y su recetario  son muy conocidos y somos un referente en escapadas gastronómicas, pero hay que dar alternativa a otro tipo de turista así que actualmente estamos trabajando en varios productos  entre ellos, el turismo familiar que es muy necesario y poder dar a las familias con niños un plan de ocio alternativo. Estamos fomentando el turismo de naturaleza, a través de un fantástico sendero que tenemos del Duero con más de 115 km y apto tanto para bicicleta como para caminar. Otra alternativa es el avistamiento de aves, tenemos dos o tres rincones o núcleos con refugios de buitre leonado y otras rapaces. Son las alternativas que demandan los propios viajeros
Pero la etiqueta y la fama que tiene la ruta como enoturismo será por algo…
Efectivamente en una ruta del vino en general y en particular en Ribera de Duero, vamos a encontrar una bodega pequeña en la que la visita la hace el propio bodeguero, la gran bodega de arquitectura de vanguardia en la que se disfruta tanto del edifico como de la degustación de vinos, gente que sigue elaborando vino en bodegas subterráneas, cooperativas que han sabido ponerse al día en enoturismo.  Al igual que también contamos con buenos restaurantes y no solo asadores, así que vamos a encontrarnos tanto con el cordero lechal tradicional como fogones de vanguardia con grandes promesas de la cocina que estoy segura de que en un futuro cercano les llegarán galardones y premios de todo tipo, ya que están apostando fuerte por ello. La ruta cuenta  con alojamientos grandes y pequeños, Posadas Reales…
¿Cómo está funcionando el turismo de negocios y congresos? ¿Están la mayoría de los establecimientos preparados para ello?
Tenemos un fantástico manual MICE desarrollado desde hace más o menos dos años y que vamos actualizando en el que están todas las infraestructuras de lugares emblemáticos como puede ser una bodega o las salas de reuniones de un hotel, también tenemos chequeados todos los espacios aptos para eventos en Ribera de Duero, desde una sala municipal, un jardín maravilloso para realizar un evento, bodegas que admiten eventos para coches, alojamientos que realizan reuniones y congresos específicos relacionados con vinoterapia por ejemplo. Es un mercado en el que seguiremos trabajando porque estamos a una hora y media escasa de Madrid con una buena red de comunicación y reunirse en la Ribera del Duero es un escenario único.
¿Solo les faltaría la autovía Valladolid-Soria?
Sí, tan añorada y deseada por todos los ribereños. Como ribereña pienso si mis hijos el día de mañana conocerán la autovía. Esperamos, y esperamos para bien, que las administraciones sean conscientes de la necesidad que tenemos ya que en otras zonas de Castilla y León se está apostando mucho por la alta velocidad y otras zonas de la región estamos siendo, no abandonadas, pero no están impulsando las infraestructuras de transporte tanto como en otras y ya que no tenemos una línea de alta velocidad que nos impulsen esta autovía que es tan necesaria.
Y, como ribereña que es usted, díganos su rincón favorito de la Ribera del Duero.
A mí me gusta mucho el paisaje de viñedos que se divisa desde un cerro que hay en la provincia de Burgos que se llama la Cuesta Manvirgo cerca de Roa de Duero, porque desde allí se ve nuestra personalidad ribereña: los campos de cereal, las pequeñas huertas, las viñas… todo un espectáculo para los sentidos.
Expreso. Madrid. Julia Peñas del Caz.
http://www.rutadelvinoriberadelduero.es/