CON FIRMA
 
viernes 15|12|2017

Puesta en valor y retos del Turismo rural en Galicia

Cesáreo Pardal, presidente de Fegatur y secretario del Clúster Turismo de Galicia

Galicia es un destino ideal para disfrutar de unos días de relax y de desconexión con el mundo, sea cual sea tu plan o tus gustos, y la oferta turística de alojamientos rurales suponen una excelente opción para disfrutar de una escapada de fin de semana o para un tiempo de vacaciones más largo durante todo el año.

cesareo_maiz

Hacer turismo rural en Galicia es una opción perfecta para disfrutar en pareja o en familia, acompañados también con nuestras mascotas, gracias a los establecimientos pet friendly que, cada vez más, podemos encontrar en todo el territorio.

Elegir Galicia te permitirá también descubrir algunas de las joyas del Patrimonio de la Humanidad, una riqueza patrimonial que se une a la diversidad de sus paisajes. Aquel que elige alquilar un alojamiento rural tiene, además, la ocasión de vivir la magia de las tierras gallegas, formar parte de una experiencia única como es el Camino de Santiago. Pasar unas vacaciones rurales en Galicia es una opción perfecta para hacer alguno de los tramos de esta ruta de peregrinos.
¿Y si al paisaje y a los alojamientos perfectamente dotados con todos los servicios le añadimos actividades complementarias para disfrutar con toda la familia? Son muchas las casas de turismo rural que ofrecen múltiples opciones de turismo activo (senderismo, BBT, rutas a caballo, kayak, buceo, parapente...), sin olvidar los parques multiaventuras donde podrás encontrar todo tipo de actividades a tu gusto. Desde las asociaciones como Fegatur y desde el propio Clúster Turismo de Galicia hemos impulsado en este sentido acciones para enriquecer la oferta turística rural con actividades complementarias.
Cada vez en mayor medida, el viajero busca experiencias completas, no solo un alojamiento o un entorno. Y en el turismo rural gallego lo puede encontrar, no solo con la información y las propuestas que les ofrecen las propias casas y alojamientos de turismo rural, sino también a través de la creación de sinergias con otras empresas del sector, como navieras o empresas de turismo activo, que nos permiten crear paquetes completos de experiencias inolvidables para nuestros viajeros. Todo ello sin olvidar las grandes posibilidades que nos ofrece el enoturismo, una actividad perfectamente complementaria con la nuestra y que nos permite ofrecer una propuesta más completa y multiexperiencial en la que se incorpora la enogastronomía, uno de los fuertes de la oferta turística gallega.
Y es que, además de ser una experiencia cultural, relajante y rural, pasar unas vacaciones en Galicia siempre es un regalo para el paladar gracias a la enorme riqueza y calidad de la gastronomía gallega en la que siempre está presente la calidad de la materia prima y el respeto a la tradición gastronómica que han situado a Galicia como referente para disfrutar de la buena mesa. Paisaje, naturaleza, riqueza enogastronómica y cultural, el turismo rural gallego regala todos nuestros sentidos. Tenemos la gran suerte de tener un destino con un alto grado de fidelización y debemos sacar mayor provecho de ello, para ello es necesario que sigamos apostando por la calidad en el servicio y por la profesionalización de los profesionales que conforman este sector. El 40% de los viajeros que eligen un alojamiento turístico gallego repiten destino, siendo su perfil mayoritariamente compuesto por parejas (37%) y familias (35%), con un gasto concentrado en alojamiento y comida, y muy poco en actividades complementarias, algo que debemos mejorar e impulsar.
Calidad, profesionalización y oferta complementaria que van a redundar en un destino turístico más rentable, ofreciendo un servicio de excelencia con alto valor añadido que nos permita incrementar el precio medio de nuestros alojamientos. Algo que no conseguiremos si no sabemos adaptarnos a las necesidades del nuevo viajero y a los cambios en el panorama turístico global, con la llegada de las nuevas tecnologías y la economía colaborativa, que ha llegado para quedarse. Son muchos los retos que tenemos por delante, para el 2018 y para los próximos años: un movimiento asociativa mejor y más fuerte, generación de sinergías entre el sector público- privado y entre el público-público (diferentes administraciones que, en muchas ocasiones, no son capaces de cooperar por un objetivo común) y una decidida apuesta por la calidad, la modernización, la paquetización de la oferta y la desestacionalización del sector, son algunos de ellos, retos que deberemos abordar desde el trabajo conjunto para seguir construyendo un sector turístico gallego cada vez más fuerte.  
      

Dejar un comentario

Agradecemos mucho tu opinión en Expreso.
Por favor, no dejes comentarios impropios, injuriantes, contrarios a las leyes o con fines publicitarios, tendremos que eliminarlos.

Oculto, no aparece en el comentario.