GASTRONOMÍA
 
domingo 21|10|2018

Gran Meliá Hotels & Resorts presenta su restaurante Vivavoce

Gran_Melia_Rome_AgrippineTras su reciente apertura en uno de los lugares más exclusivos de la Ciudad Eterna, el hotel Gran Meliá Rome Villa Agrippina presenta su joya culinaria: el restaurante Vivavoce, creado por el chef dos estrellas Michelin Alfonso Iaccarino.

El restaurante encabeza la oferta gastronómica del hotel Gran Meliá Rome Villa Agrippina.
‘El sur de Italia, del que provengo, tiene muchos vínculos históricos, culturales y emocionales con España. El encuentro con Gran Meliá Hotels & Resorts ha sido como un reunión de amigos con extraordinarios valores en común. Además, el hotel es una apuesta de la marca, en un lugar emblemático y maravilloso, Roma’, ha explicado Iaccarino.
Situado en la planta principal del hotel, Vivavocees una experiencia de alta cocina mediterránea con un cálido toque humano. Alfonso Iaccarino es el alma del restaurante. Consagrado chef con dos estrellas Michelin, la cocina ha sido su pasión a lo largo de su vida. ‘Pertenezco a la cuarta generación de restauradores y mis hijos, Ernesto y Mario, que han decidido seguir la tradición familiar, serán la quinta generación’, comenta.
La cocina de Iaccarino está inspirada en su tierra, el Mediterráneo, y en su familia. La herencia de sus abuelos y de su madre Titina, cuyo nombre inspira uno de los platos del menú, impregna su estilo culinario. ‘Intentamos transmitir los sabores y los olores de la naturaleza para lo que realizamos una búsqueda casi obsesiva de productos biológicos, trabajando idealmente con el máximo número de productos locales. Esta idea nos lleva a la simplificación de las técnicas y los procedimientos. En cuanto a lo nuevo, ahora estamos trabajando con la destilación de flores y la levadura natural’, añade.
Para Iaccarino lo más importante es el cuidado del cliente. ‘En Vivavocequeremos transmitir emociones, que los comensales experimenten la historia que cuenta cada plato’, explica. El Chef recomienda el delicioso Cous Cous de pulpo y azafrán, los gnocchi de queso con ciruela de tomate y, para finalizar, invita a probar el postre de su abuelo Ernesto, un maravilloso soufflé de chocolate.
Expreso. Redacción. T.R