CON FIRMA
 
domingo 17|02|2019

Costa Rica, salud y ecología en grave peligro

Manolo Bustabad Rapa, periodista

macaw_lodge

Costa Rica, pura vida

Cualquier consulta sobre Costa Rica nos dice que es un país verde, ecológico, saludable y feliz; todo ello en grado sumo. "Su sistema de salud, uno de los mejores del mundo"; la OMS lo calificó en el 2000 como el tercer mejor sistema de América Latina; en el 2016, un estudio de la Universidad de Berkeley concluyó que es el país más saludable del mundo. Y según el Índice de Planeta Feliz (Happy Planet Index) de 2016, "es el estado más feliz, ecológico, verde y sostenible de todo el planeta". Y es cierto que en Costa Rica aún hay lugares así.
 
Por ejemplo, esa idea concuerda con lo que pudimos apreciar en breve visita a Macaw Lodge, "un centro de trabajo, crecimiento y evolución para el ecoturismo, la investigación y la conservación", ubicado en la región del Pacífico Central. Este paraíso, practicamente autosostenible, está enclavado entre frondosos bosques de los Cerros de Turrubares, en un borde del Parque Nacional Carara.
rio_grande_tarcoles
 
Los cocodrilos del Tárcoles
Al pasar sobre el río grande de Tárcoles, cuando nos dirigíamos desde Jacó a Puntarenas, llamó nuestra atención la gran concentración de cocodrilos en las riberas y aguas bajas aledañas al puente, hasta el punto de interesarnos por la alimentación de estos animales, suponiendo que ese elevado número respondería a la abundancia de caza fácil para ellos.
Los nativos que nos acompañaban no sabían responder a esta cuestión y, días después, alguien habló de que algunas veces se producen bajas en la cabaña ganadera de la zona, de lo cual son conscientes las autoridades y se zanja con la indemnización institucional correspondiente.
Sea cual fuere la fuente de alimentación de los saurios, lo que sí es evidente es que allí las aguas del río son turbias y espesas.
isla_chira_playa
Intervenciones en Isla Chira
En Isla Chira conocimos dos interesantes programas actualmente en desarrollo, uno para organizar la recogida de residuos sólidos, con la construcción de un centro de acopio y clasificación, y otro para lograr que la actividad pesquera, primordial en la isla, sea sostenible. Ambos proyectos se llevan a cabo con la intervención y el apoyo de especialistas y organizaciones internacionales.
Ante la notable suciedad de las aguas en esta parte del Golfo de Nicoya, tanto a orillas de la isla como en la zona del puerto de Puntarenas, chocante en un lugar ecológicamente tan puntero, empezamos a interesarnos por la depuración de aguas residuales. Las respuestas, tanto de técnicos como de alguna autoridad, fueron directas: no tienen constancia de sistema alguno para tratamiento de aguas negras en el país.
puntarenas_barcas