CON FIRMA
 
domingo 23|09|2018

El viaje de su vida

Clyde, gato

Acababa de comenzar el viaje de su vida, ese que todos soñamos alguna vez.

El periodista español Julián Lago lo había dejado todo atrás y daba los primeros pasos de su nueva existencia en Paraguay cuando un desafortunado accidente truncó su viaje, todos sus viajes.

Seguramente lo había planificado con mimo, cuidando cada detalle. Saboreando con antelación lo que estaba aún sin disfrutar.
Qué tendrá esto de viajar, que comienza en nuestra mente mucho antes de tomar el primer vuelo, de subirnos a un coche o a un tren.
Suele pasar. Cuando alguien cercano -aunque sólo sea mediáticamente- lo pierde todo, regresan inevitables los interrogantes esenciales del ser (humano, o no, también los gatos nos hacemos preguntas).

Como vuelven asimismo los proyectos aparcados en el subconsciente, urgiéndonos para que los retomemos antes de que sea tarde. Y de pronto nos sentimos clarividentes para distinguir sin esfuerzo las cosas pequeñas; las que de verdad importan, de las que no.

Seguramente por eso -y porque los felinos gozamos de ciertas ventajas- hoy nos parece absurda la polémica que se repite sin remedio cada verano sobre el nudismo. Qué más dará si el de al lado se desnuda o no se desnuda. ¿Acaso hay algo más natural que un cuerpo?
Cuando estés en la playa, cierra los ojos, concéntrate en sentir las caricias del sol y el agua en la piel, en oler el salitre y escuchar las olas. Verás como enseguida se desvanecen las nimiedades y llega la sensación de que algo importante va a comenzar. No te despistes, puede que sea el viaje de tu vida.