EUROPA
 
lunes 20|08|2018

Los secretos de Burgos

Texto: Federico Ruiz de Andrés. Fotografías: Ana Bustabad Alonso

Ahora que la crisis amenaza con dejarnos temblando, nada mejor que una escapada especial que, por pocos euros, reconforte el espíritu viajero sin alterar demasiado el bolsillo. Burgos tiene todos los ingredientes para ese fin de semana perfecto. Con un casco viejo que invita a callejear, la catedral de torres góticas más bonitas de España y una gastronomía contundente, quedan pocas excusas para no visitarla.

Lomitos de lechazo con trufa al armagnac, con patata frita y senderuela


Descubre por qué Scotland Means Business

Texto y fotografías: Ana Bustabad Alonso

Un congreso en los pasadizos subterráneos de la mítica Edimburgo, una convención a bordo del yate real, el lanzamiento de la última colección de moda entre fósiles del cuaternario, un viaje de incentivo a orillas del lago más romántico, una reunión de empresa al calor de los secretos de una destilería de whisky o, por qué no, una boda en un castillo misterioso.

Interior del Mar Hall Hotel

 

Todo es posible en Escocia, un país que ofrece suculentas posibilidades para convertir un viaje de negocios en una experiencia sofisticada.


Castillos y princesas en la Ribera del Duero

Texto: Ana Bustabad Alonso. Fotografías: A.B. y Manuel Charlón Margüelles

Érase una vez una infanta desdichada, a quien su esposo el conde asesinó por error mientras dormía, celoso de sus amoríos con un escudero...

Los ecos de la tertulia nocturna junto a la chimenea acompañan el sueño de los viajeros en el Castillo de Curiel, hoy reconvertido en hotel boutique. Ubicado en el punto más alto de la provincia española de Valladolid, en el corazón de la Vieja Castilla, no hay mejor comienzo para una ruta mágica por la Ribera del Duero. Vinos excelentes, paisajes que se saborean despacio.

Vista de Curiel desde las almenas del castillo

Historia y leyenda acercan posiciones en el castillo en extraña emulsión; como el contraste barroco de sus muebles -a veces antigüedades- con los detalles de última generación que sorprenden en los cuartos de baño.

Cada una de las veinticinco estancias, cinco de ellas suites, lleva el nombre de un personaje histórico cuya vida estuvo ligada a sus piedras. El viajero recibe, con la llave de su habitación, un librito que recoge la historia del castillo, de su personaje, y descubre qué objeto de su cuarto está relacionado con él.



Atravesando sin prisas el Guadiana

Texto: Ana Bustabad Alonso. Fotografías: Federico Ruiz de Andrés.

Un ferry cruza cada 30 minutos la desembocadura del Guadiana desde el sur de España hacia Portugal. De Ayamonte a Vila Real de Santo Antonio.

En pocos minutos y por pocos euros, un coche con su conductor atraviesa limpiamente la enorme inmensidad de agua hasta la otra orilla. Hoy el barco sólo lleva un pequeño Peugeot 206 de rojo brillante, que parece mirar orgulloso desde cubierta a unos pocos pasajeros.


En ruta por los pueblos más seductores de Midi-Pyrénées

Texto: Manuel Bustabad Alonso. Fotografías: Pilar Alonso Canto.

Midi-Pyrénées -su nombre compuesto- nos anticipa la variedad del territorio, en historia, en cultura, y en las huellas que sus habitantes y peregrinos han ido dejando en esta región francesa. Tienen en común sus ocho Departamentos el recuerdo cátaro y sus leyendas y su herencia occitana pero, sobre todo, sus profundos valles y los ríos que caminan por ellos, verdadero elemento vertebrador del paisaje.

Rocamadour - vista desde L'Hospitalet

De extensión superior a Suiza o Dinamarca, esta región se unió definitivamente a la antigua corona de Francia en el siglo XIII, el pontificado y los barones franceses terminaron con la herejía cátara y comenzaron su leyenda. Encorsetada por las cuencas mediterránea y atlántica, y viviendo de espaldas a ellas quizá más que a la vecina España, separada y unida por los Pirineos, nexo y barrera al mismo tiempo.

Tierra salpicada de ciudades fortificadas -las famosas bastidas, unas 500 en esta región- desde la guerra de los Cien Años, que entre los siglos XIV y XV enfrentó a Francia e Inglaterra; su paisaje, sus rincones y su gastronomía lastran nuestro viaje y nos obligan a concentrar una visita de tres días en apenas dos o tres departamentos.


Póvoa de Varzim, un secreto al norte de Portugal

Texto: Federico Ruiz de Andrés. Fotografías: Ana Bustabad Alonso

Irma Campos llegó a la ciudad hace ahora cuarenta años. Desde entonces, la urbe ha crecido y ha sabido desprenderse, no sin lamentos, de una cierta vertiente pesquera. Multitud de ‘lanchas poveiras' podían verse faenar hasta hace poco en las cercanías del puerto. En la actualidad, Póvoa de Varzim es una ciudad sorprendente, y no sólo por lo que es capaz de ofrecer al visitante, sino porque no es lo suficientemente conocida como destino internacional.

Playa de Póvoa al norte de la ciudad

Aunque el mar siga siendo un foco de atracción importante, se ha pasado de que éste sea el medio de vida de gran parte de su población a que Póvoa viva, en buena medida, también de mar, pero más en concreto de sus doradas playas. Y es que el turismo llegó. Un turismo fundamentalmente portugués, pero al que con el paso del tiempo se han ido incorporando muchas otras nacionalidades.

Cerraron varias conserveras ubicadas, sobre todo, en el tramo que une a Póvoa con la limítrofe Vila do Conde, pero abrieron iniciativas hosteleras diversas y la playa; cuando el tiempo lo permite, rebosa de gente y vida.