AMÉRICA
 
sábado 27|05|2017

24 horas en Buenos Aires: La Boca

Texto y fotos: Manolo Bustabad Rapa

Continuamos nuestra ruta urbana por Buenos Aires. Dejando atrás la Plaza de Mayo, nos dirigimos hacia el Sur utilizando el Paseo Colón para llegar al barrio más visitado de la ciudad, La Boca, en busca de ‘Caminito’ con sus tanguistas y sus tópicos, pero también tratando de encontrar vestigios de aquella diferencia, que nos habían contado, entre el Norte y el Sur del Buenos Aires de hace un siglo.
caminito
Traíamos aprendido que en aquella época los barrios del Norte eran los de la alta sociedad, con predominio de anglosajones y criollos y con los edificios más señoriales, pero también albergando a toda una población de los más humildes a su servicio, concentradas en guetos, una familia por habitación, en los famosos ‘conventillos’.

24 horas en Buenos Aires: la Plaza de Mayo

Texto y fotos: Manolo Bustabad Rapa

Podemos decir que nuestro primer contacto con el suelo de Buenos Aires fue la Plaza de Mayo, una de las más emblemáticas de ese inmenso tablero con cuadras de ciento treinta metros, que está en el mismísimo centro de ‘la city’.
plazamayo
La Plaza, seguramente la más famosa de Argentina, es amplia y llena de vida, con continuo trasiego de turistas a bordo de coloridos ómnibus descapotados, los bancos ocupados por lectores de periódicos y colas en los puestos de jugo de naranja.

Por tierras cubanas de Sancti Spíritus. Topes de Collantes

Texto y fotos: Manolo Bustabad Rapa

Topes de Collantes suena a pasos entre montañas, a collados, a límites… Son palabras de gran sonoridad, que llenan la boca. Pero el Parque Topes de Collantes es mucho más que fonética. Es un paisaje natural de 200 kilómetros cuadrados, enclavado en el macizo montañoso Guamuhaya, conocido también como Sierra del Escambray, cuya mayor parte pertenece a la provincia de Sancti Spíritus, en su extremo occidental, pero que se extiende también por la de Cienfuegos y un pequeño trozo, al Norte, por la de Villa Clara.
puente
Como ya han adivinado, hablamos de Cuba, del mismísimo corazón verde de Cuba, que desde el primer instante atrapa al viajero con la afabilidad de su gente y su opulenta naturaleza.  


Incursiones fueguinas: Tolhuin, el corazón argentino de Tierra del Fuego

Texto y fotos: Manolo Bustabad Rapa

No es una afirmación gratuita. Tolhuin, en lengua selk’nam, significa corazón. Pero es que, además, esta jovencísima población, a medio camino entre Ushuaia y Río Grande, está en el centro de la parte argentina de Isla Grande de Tierra del Fuego y en plena Ruta 3, que nace en Buenos Aires, tres mil kilómetros al norte.
desfile
Hay que recordar que estamos hablando de un territorio prácticamente virgen de la Patagonia Argentina, en el extremo más austral de los Andes, donde la cordillera ya ha cambiado de dirección y sus cordales tienen dirección Oeste-Este. Un poco más allá se sumerge en el Atlántico, al final de la Isla de los Estados, con el Faro del Fin del Mundo mirando hacia Oriente.

El Muelle de San Blas, esperando a su amor en Riviera Nayarit

Texto y fotos: Federico Ruiz de Andrés y Ana Bustabad Alonso

Las cenizas de Rebeca descansan ya para siempre en el Pacífico mexicano, arrojadas al mar desde el muelle de San Blas donde tantas tardes esperó a su amor. ‘Sola, sola en el olvido, sola con su espíritu, sola con su amor el mar… llevaba el mismo vestido, por si él volviera, no se fuera a equivocar’.
muelle
‘Le decían la loca del muelle de San Blas…’ y el grupo Maná inmortalizó para siempre su historia de amor, lanzando a la fama esta pequeña localidad de la Riviera Nayarit fundada por los españoles en el siglo XVII. Su historia magnífica y una naturaleza desbordante no consiguen eclipsar la magia del viejo muelle, melancólico, que nunca olvidará a Rebeca.