DE CERCA
 
miércoles 16|01|2019

La vocación de ENBIGA: cocina y comunicación

Los turoperadores, observadores privilegiados

El ENcuentro BIoceánico de GAstronomía ha superado su tercera edición haciéndose un poco más universal. Después de aquellos maravillosos inicios cruzando la cordillera del Cono Sur con ingredientes y sabores, chilenos y argentinos pusieron rumbo Norte siguiendo el espinazo de América, para llegar a Costa Rica, la del ecoturismo y la biodiversidad. No fue una casualidad: los ticos ya habían tomado el relevo en la Patagonia de los lagos y los volcanes. Nosotros, desde España, sólo teníamos que cruzar el charco otra vez, ahora sin cambiar de hemisferio, para ser testigos del nuevo intercambio de experiencias culinarias.

enbiga18_mercado

ENBIGA es eso, un trueque de productos, de modos de cocinar; el descubrimiento de otros aderezos, de dosificaciones diversas...; la búsqueda de sabores ancestrales o matices olvidados... También es un reencuentro de profesionales que enriquecen cada año su repertorio con las nuevas incorporaciones; la vuelta a los orígenes compartiendo fogón con las amas de casa para ¿quién sabe? aprender un truco insólito... Desprenderse de una receta 'propia', porque la amistad es más importante y compartir, lo natural... Emocionarse y hacer vibrar a los demás...

enbiga18_cocineros

Todo eso tiene un porqué, naturalmente, y no es otro que el potenciar nuevos destinos. El padre de la criatura nos lo recuerda siempre: ENBIGA es una herramienta al servicio del turismo. Utiliza el tirón de la gastronomía para despertar el interés de las gentes. Y eso hay que contarlo. Por eso la prensa va con los cocineros. Los instrumentos actuales de la comunicación permiten múltiples enfoques para la difusión, pero pueden resumirse en dos aspectos fundamentales. Uno, la transmisión instantánea de las actuaciones a través de las 'redes sociales' y de los medios locales, proporcionando espectación y tensión en los escenarios y localidades visitados. Dos, la publicación pausada y dosificada del material acumulado en el recorrido, dando a conocer (por medio de artículos, entrevistas y reportajes) no sólo personajes y productos gastronómicos, sino los restantes atractivos y servicios de los lugares visitados. Ese es el esquema.

enbiga18_playa

Hay otra vertiente, con otro componente, que ENBIGA no ha logrado consolidar: la participación del turoperador. Y, bien mirado, posiblemente no sea fácil su integración en este engranaje si lo que esperan estos mayoristas del turismo es el negocio instantáneo, es decir, regresar con la cartera repleta de contratos. Para eso están las ferias de turismo con sus especializaciones, sus posibilidades de conectar directamente con las agencias receptoras y emisoras, con las cadenas hoteleras, los transportes, etc.

Partiendo de que el meollo es la gastronomía, el lugar del turoperador en ENBIGA es el de observador privilegiado, porque aquí captará los detalles primarios, presentes en el origen del interés viajero:

enbiga18_barcos