CON FIRMA
 
miércoles 21|08|2019

Un gran pacto de estado contra el ferrocarril

Federico Ruiz de Andrés, periodista

Tras 600 días de silencio en la vía Madrid-Burgos, este mes se volvía a escuchar el traqueteo del tren desde Aranda de Duero a la capital burgalesa gracias al Grupo ciudadano en defensa del ferrocarril en Aranda de Duero, a la Asociación Zaragozana de Amigos del Ferrocarril y Tranvías, AZAFT, la Fundación de los Ferrocarriles Españoles, el Ayuntamiento de Aranda de Duero y los empresarios de Prado Marina.

railes

En la otra punta del mapa castellano y leonés, la Asociación de Frontera Tod@vía por una Vía Sostenible lleva décadas luchando por devolver el bullicio de la vida a los andenes y los raíles, a las nueve estaciones, trece viaductos y veinte túneles que ‘tendieron los sueños de los hombres a través del Campo Charro y los paisajes rotos de Las Arribes’.

Una y otra son luchas que se libran contra la indiferencia, la oposición, el enconamiento de los mandamases de Renfe y Adif. Estos y aquellos. Los dirigentes españoles, que son incapaces de ponerse de acuerdo en materia de garantías sociales; de terrorismo, de unidad nacional; parecen haber firmado un gran pacto de estado que traspasa colores políticos para desmantelar el ferrocarril en España.
Lo demostró el gobierno de Felipe González cerrando la Ruta de la Plata, que vertebraba el oeste español de norte a sur, aislando núcleos transfronterizos en subregiones desfavorecidas que la Unión Europea lleva años subvencionando para impulsar económicamente. Pregúntense quién llevaba por aquel entonces las concesiones de transportes de viajeros por carretera.
Lo demostraron los gobiernos de José María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero; y ahora lo confirma el de Mariano Rajoy. Todos ellos, duplicando la red ferroviaria española con el consiguiente dispendio de decenas de miles de millones de euros y la excusa de que el ancho ibérico no nos conectaba con Europa.
No se dejen impresionar por las miles de fotos inaugurando aves que ven en los telediarios. En este país las imágenes en portada son el segundo objetivo de quienes nos gobiernan, y el primero claramente es asegurar el futuro económico a sus familias durante varias generaciones.
A la foto siempre se llega a tiempo. Mejor dicho, los ciudadanos, las infraestructuras, esperan pacientes, despreciando vidas y riesgos, a que el mandatario de turno tenga hueco en la agenda para inaugurar, no importa si la carretera -o la vía- lleva meses finalizada, o si de su puesta en marcha depende la seguridad de los viajeros.
ave
Los medios y los ciudadanos compran la mentira porque está escrita en las letras de oro de los titulares, sin cuestionarse –sin saber- que desde hace más de un siglo hay trenes capaces de adaptarse a diferentes anchos de vía, de circular a 200 km/h, atravesando fronteras sin despeinarse.
Ese gran pacto que respetan todos los partidos y todos los gobiernos de la democracia española incluye el desmantelamiento sistemático de infraestructuras ferroviarias. Mientras se les llena la boca hablando del patrimonio, mientras se gastan dineros ingentes en congresos conmemorativos, el edificio principal de la estación del Norte, Príncipe Pío, una joya arquitectónica e histórica, lleva años agonizando desmantelada y triste junto a un centro comercial, en pleno centro de Madrid.
Es solo un ejemplo de las decenas de estaciones y apeaderos expoliados, derruidos; de los cientos de kilómetros de raíles vendidos al peso. Mientras, eso sí, las estaciones se van convirtiendo en grandes centros comerciales; ora Príncipe Pío; ora Chamartín, que será próximamente remodelada para ampliar el espacio dedicado a vender, y no precisamente títulos de transporte.
Mientras, eso sí, a imagen y semejanza de los aeropuertos, los andenes se llenan de controles, cintas de escáner y vallas; las megafonías se quedan afónicas de vocear prohibiciones y los trenes aterrizan a los viajeros en medio de la nada, llámese Guadalajara, Antequera, Burgos o Segovia.
Y ahora que la acuciante crisis económica despierta el pudor de los gobernantes, y los dineros públicos no les alcanzan para nuevos aves, se apresuran a desguazar vagones, coches y locomotoras que dormían el sueño de los justos en las playas de vías de toda España. Dicen los mentideros ferroviarios –hay foros que dan cuenta día a día de la masacre- que en unos meses alegarán falta de material para hacer nuevos encargos y llevarse nuevas comisiones.
pintadas
Trenes que destrozan por ‘viejos’ y que, sin embargo, alquilan mientras a los países vecinos.  Duele ver a los gobiernos español y portugués poniéndose de acuerdo para desechar los viejos y elegantes surexpresos de color plata o azul marino y sustituirlos por talgos polvorientos; o relegando a la vía muerta los históricos comboios de madera para cambiarlos por camellos repletos de pintadas. Todo al precio de oro de alquileres desorbitados que los portugueses no se pueden permitir y los españoles no vemos reflejados en nuestros bolsillos.
No se dejen engañar cuando les anuncien que cierran líneas de ferrocarril convencional por falta de rentabilidad. Esas vías y esos coches hace muchas décadas que se amortizaron, no así los nuevos aves que tardaremos varias generaciones en pagar.
No se crean a los dirigentes ni a los medios cuando les digan que el trenhotel no es rentable; solo buscan jubilar a los ferroviarios de toda la vida, cerrar estaciones en horario nocturno; y sustituir unos y otros por contratos precarios y subcontratos miserables.
No compren mentiras. Les dijeron que el AVE Barcelona-París era el primero directo entre España y la capital gala, porque ni es directo ni es el primero; ni los escuchen cuando les digan que el camino más corto entre Bilbao y Málaga pasa por Logroño y Zaragoza; ni cuando se jactan de sus políticas sostenibles pero inundan las carreteras de camiones a costa de vaciar los vagones de mercancías.
Llegará un día en que esta España surcada de aves y vías verdes se dará cuenta de que un ferrocarril bien gestionado es un servicio público sostenible, ecológico y fuente de oportunidades y desarrollo para las regiones más desfavorecidas. Pero será tarde. Nos haremos viejos esperando el tren.
esperando

 

      

Sin pelos en la lengua

Caramba... hoy te has afeitado bien la lengua. No te has dejado ni un pelo.

Juan Manuel Grijalvo

Perro no come perro

Es triste la manipulación,y la impunidad, con la que actúan los políticos y gestores de lo público, sin estar sometidos a ninguna responsabilidad y rendir cuentas a nadie. Estamos en el siglo XIX, los radicales y los liberales,...los mismos! Es un secreto a voces lo que está expresando este estupendo artículo: "Perro no come perro".

Comentario al texto

Buenas: estoy totalmente de acuerdo con lo que expones añadir que cualquier país decente no emplearía tanto dinero en construir nuevos trazados cuando se puede mejorar los existentes con variaciones de trazado en lugares que sea necesario y rentabilización lo que se tiene pero las grandes constructoras no les interesa lo de la renovación sino quieren grandes obras y nuevas para ganar mucho dinero con modificados ya pactados de antemano por ir a la bajá en los contratos que por imperativo político , se hacen por una empresa llamada INECO, los cuales están faltos de experiencia y que siguen a pies juntillas lo que el mandatario de turno les diga. Pero sólo les importa la foto de la inauguración sin tener en cuenta las consecuencias que puedan causar ( accidente de Galicia de hace un año, ministro con prisas por inaugurar y que los de turno a tragar y firmar por conservar el puesto ), pero quedan muy bien en televisión diciendo que llegan a París por Barcelona , ganando en tiempo solo 20 minutos ya que en Francia no tendrán velocidad alta hasta que .... Pero quedamos a la meseta sin combinaciones favorables para ir a París . Y cuando toca hacer modificaciones de horarios en zonas ya afectadas por la precariedad del servicio ferroviario sólo esto afecta a trenes que son usados por las persona trabajadoras y estudiante, es decir las personas que levantan el país, pero son como los inmigrantes , sólo sirven para las estadísticas y para las campañas electorales , en la realidad importamos muy poco .
Me refiero a todos tanto de Izquierdas , como de derechas y para aquellos que crean que estos son malos con los obreros, aquí los que peor han tratado al obrero ha sido la izquierda, la derecha ha continuado con lo que le han dejado preparado y lo han superado.
Un saludo. Y a despertarse.

Dejar un comentario

Agradecemos mucho tu opinión en Expreso.
Por favor, no dejes comentarios impropios, injuriantes, contrarios a las leyes o con fines publicitarios, tendremos que eliminarlos.

Oculto, no aparece en el comentario.