INTERNACIONAL
 
lunes 23|07|2018

Los operadores de Galápagos piden no aumentar más el turismo

Galapagos_Las_GrietasIGTOA, la Asociación Internacional de Operadores de Turismo de Galápagos, ha solicitado de manera oficial al gobierno de Ecuador que limite el crecimiento del turismo terrestre en las Islas Galápagos, además de regular más cuidadosamente este sector de rápido crecimiento de la industria turística de las islas. 

En comunicación postal remitida al Ministro de Turismo de Ecuador, Enrique Ponce de León, el pasado mes de febrero, IGTOA expresó su preocupación de que la tasa de crecimiento del turismo terrestre en la última década es insostenible y puede causar daños irreversibles a los ecosistemas famosos de las islas y a una vida silvestre extraordinaria.
Así, etre 2007 y 2016, de acuerdo con las estadísticas del Parque Nacional Galápagos, las llegadas totales de visitantes a las Islas Galápagos aumentaron en un 39 por ciento (de unos 161.000 a más de 225.000).
Durante ese mismo período, el número de visitantes que participaron en giras terrestres aumentó de 79.000 a 152.000, que representa un incremento del 92 por ciento, mientras que el turismo basado en barcos realmente disminuyó, pasando de unos 82.000 visitantes a poco más de 73.000, lo que significa una bajada del 11 por ciento. 
Jim Lutz, presidente de la Junta Directiva de IGTOA y de Vaya Adventures, ha declarado a medios locales que ‘muchas de nuestras compañías miembro venden tours en tierra a Galápagos. No nos oponemos al turismo terrestre per se, y, debidamente regulado, lo apoyamos; pero la realidad es que el 100 por ciento del crecimiento en el turismo de Galápagos en los últimos 10 años se debe al crecimiento del turismo en tierra. Y a diferencia del turismo basado en barcos, donde existe un límite de facto sobre el número total de pasajeros, no existe ningún límite en la cantidad de personas que pueden realizar viajes terrestres. Simplemente no es sostenible tener un crecimiento sin fin en el turismo basado en la tierra en este entorno frágil’.
Desde 1970 a comienzos de 2000, la gran mayoría de los turistas de Galápagos participó en el turismo marítimo, que durante mucho tiempo ha sido reconocido internacionalmente como un modelo de turismo limitado y bien regulado.
El gobierno de Ecuador ha establecido cuotas estrictas sobre el número total de literas (camas) permitidas en la flota de cruceros de Galápagos y ha colocado un límite de 100 como la cantidad máxima de pasajeros que cualquier barco puede transportar. No existen restricciones o regulaciones similares que rijan el turismo terrestre. Si la tasa actual de crecimiento continúa sin disminuir, habrá más de un millón de visitantes por año en las Islas Galápagos en menos de 35 años.    
Expreso. Redacción. J.R