HOTELES
 
jueves 19|09|2019

Los secretos de Sintra desvelados en otoño con el Tivoli Palácio de Seteais

Tivoli Palacio de SeteaisLa incomparable y mágica atmósfera del hotel Tivoli Palácio de Seteais lo convierten en el escenario perfecto desde el que descubrir el lado más especial e inolvidable de Sintra, ciudad Patrimonio Histórico UNESCO y disfrutar de su microclima suave y tesoros históricos en una escapada de otoño.

El programa gastronómico y wellness de este hotel boutique ubicado en un palacio del siglo XVllI, junto a la hospitalidad portuguesa que brilla en su servicio, han situado a Tivoli Palácio de Seteais como el mejor hotel de España y Portugal, según los premios World’s Best Awards 2019 de Travel+Leisure, que también reconocen al sello Tivoli Hotels & Resorts como la cuarta mejor marca a nivel internacional.
Ubicado en un enclave incomparable, en el corazón de las colinas de Sintra, Tivoli Palácio de Seteais se envuelve en una atmósfera de elegancia y exclusividad, idónea como punto de partida para recorrer y descubrir los muchos tesoros históricos de Sintra. 
Sin salir del hotel, desde el arco triunfal que une los dos edificios simétricos, se obtiene una de las mejores postales: en lo alto, el Castelo dos Mouros, de la época de los reinos taifa, y el Palácio da Pena desde donde se divisa el Atlántico en el horizonte.
A solo cinco minutos a pie del hotel se encuentra la mística Quinta da Regaleira, conocida por sus impresionantes jardines surcados por rutas sinuosas y laberínticas, túneles, cascadas y su famoso pozo iniciático de nueve pisos, verdadera atracción de la finca.
Es el primero de los icónicos castillos y residencias palaciegas que se encuentran si se sigue por la misma rua Barbosa du Bocage.
Testimonio de los estrechos lazos que unen este enclave con la monarquía y la refinada nobleza lisboeta, ‘La Ciudad de los Palacios’ se convirtió su residencia veraniega. El casco histórico está dominado por Palácio Nacional de Sintra (o Palácio da Vila), símbolo de la ciudad y ejemplo único de la arquitectura medieval, además de testimonio de la historia de Portugal.
Sobre el Monte da Lua se encuentra el pintoresco Palácio de Monserrate, una ecléctica construcción que mezcla influencias arquitectónicas góticas y árabes, rodeado por un singular jardín diseñado con especies de todo el mundo que crecen protegidas por el característico microclima de Sintra.
Merece la pena dedicarle tiempo al Museo de las Artes de Sintra, MU.SA, que integra colecciones de artistas claves de la región.
Para tener una experiencia exclusiva por las encantadoras calles empedradas de Sintra y perderse en la naturaleza del valle, los huéspedes del Tivoli Palácio de Seteais pueden solicitar un romántico paseo en coche de caballos o el picnic que prepara el equipo cocina para perderse en un plan íntimo por los bosques que rodean a la mágica villa.
Los conserjes del hotel siempre están dispuestos a proponer el mejor plan y consejos para descubrir lugares secretos y rutas alternativas al bullicioso centro de Sintra.
Naturaleza y surf
La espectacular geografía de Sintra se extiende hasta el mar y ofrece numerosos planes para los amantes de la naturaleza. Los más aventureros pueden explorar a caballo el Parque Natural de Sintra- Cascais, o subirse a un barco para una ruta durante el atardecer.
Visitar Vila Sasseti o deleitarse con las maravillosas vistas de las montañas de Sintra, vislumbrando Lisboa en la lejanía, desde el Mirador de Santa Eufemia son algunas de las mejores opciones de senderismo.
Para moverse en transporte sostenible y olvidar el coche, el mítico tranvía eléctrico sale tres veces al día desde Vila Alda hasta la Praia das Maçãs, recorriendo un sinuoso trayecto de 45 minutos, lo que lo convierte en un plan perfecto para un día de playa en familia y comer en un restaurante de mariscos y pescado junto al mar. 
Los viajeros que practican surf alojados en Tivoli Palácio de Seteais tienen a solo 22 km una de las mecas de este deporte en Portugal, Ericeira, cuya Praia da Ribeira d’Ilhas o Praia de São Sebastião son paradas imprescindibles. Para acabar la jornada, el extenso arenal de la Praia de Santa Cruz invita a disfrutar de una de las mejores puestas del sol sobre el Océano Atlántico.
Vino de colares, cena privada y Anantara Spa
Sintra es una de las regiones vitivinícolas más antigua de Europa, referente gastronómico y ejemplo de riqueza en dulces típicos, como las Queijadas o los Travesseiros de Sintra.
Para probarlos en la mítica pastelería Casa Piriquita, con más de 100 años de antigüedad, se puede dar un paseo de 15 minutos desde el hotel.
La vecina localidad de Colares da nombre a uno de los vinos portugueses más inusuales y selectos de Portugal que, gracias a un proceso único y complejo de plantación y crianza, los vinos de Colares son de sabor vivo, tranquilo y auténtico.
Sus variedades Ramisco y Malvasía aportan una acidez, sabor y cuerpo por influencia del terroir de la boscosa región de montañas y la cercanía del mar.
Para conocerlo mejor, no hace falta salir del hotel sino solicitar una cata privada o cena en la sala Seteais Colares DOC, un espacio pensado para disfrutar de una experiencia culinaria sublime regada con estos vinos. Para los paladares más exigentes, el hotel propone un maridaje para acompañar un menú gourmet de cuatro platos o una degustación de petiscos.
Como es característico de la marca Tivoli, su equipo se enorgullece de ofrecer lo mejor de la gastronomía local, en un escenario cuidado y con el mejor servicio.
Dining Delight es el concepto único y flexible que permite disfrutar de un sofisticado menú con productos locales y camarero privado en diferentes localizaciones del palacio, como una pérgola junto a la piscina con impresionantes vistas de Sintra, o en la elegante sala Noble decorada con frescos del famoso pintor francés Jean-Baptiste Pillement.
Expreso. Redacción. A.F
      

Dejar un comentario

Agradecemos mucho tu opinión en Expreso.
Por favor, no dejes comentarios impropios, injuriantes, contrarios a las leyes o con fines publicitarios, tendremos que eliminarlos.

Oculto, no aparece en el comentario.