SABORES
 
sábado 24|08|2019

10 ideas para volver a saborear Málaga como un turista

Texto: Federico Ruiz de Andrés. Fotografías: Ana Bustabad Alonso

Cuando viajamos solemos buscar el más difícil todavía, el destino que nadie ha visitado antes, lo más nuevo o desconocido. Sin embargo, los sitios más turísticos del mundo lo son por algo. Málaga, la capital de la Costa del Sol española, es una de esos lugares privilegiados.

Da igual que nunca hayas estado aquí o que la conozcas muy bien. Te proponemos un recorrido por los 10 imprescindibles que hacen de ella una de las más visitadas del mundo. Acércate a la oficina de turismo, pide un plano y prepárate a disfrutar sin complejos, como un turista, de sus tópicos, de sus clásicos, te llevamos a saborear la Málaga más típica.

calle Larios

Uno. Callejea, callejea, callejea

En Málaga la vida sale a la calle. Será por esa temperatura privilegiada todo el año o el carácter extravertido de sus gentes. Comienza por la calle Marqués de Larios, la más famosa de todas, donde está el monumento de bronce diseñado por Benlluire. Disfruta de sus músicos callejeros y sus mimos.

terrazasRecórrela desde la plaza de la Constitución Española, donde descubrirás en el suelo las portadas de los diarios españoles que conmemoran ese día tan importante de 1978, y descubre las mil maneras de tomar un café en el Central, un clásico abierto desde primera hora de la mañana.

Antes de bajar a la Alameda piérdete por sus bocacalles, en todo el casco antiguo descubrirás magníficos edificios que hablan de esplendores pasados.

Por esta zona están algunos de los lugares de tapas más típicos de Málaga.

Imprescindible tomarse un vino pajarete con una ración de chinos en la Bodega Quitapenas, o una tortilla de camarones en el Pasaje de Chinitas.

Aquí estuvo el Café Cantante de Chinitas, ‘escenario del inmortal cante de Federico García Lorca', como reza una placa de azulejo en recuerdo del poeta:

‘En el Café de Chinitas dijo Paquiro a su hermano: soy más valiente que tú, más torero y más gitano'

Si puedes, escápate un rato a otras zonas de la ciudad y callejea por los barrios.Descubrirás que la vida en la calle no es exclusiva del centro y podrás comer muy bien por menos dinero.La empresa municipal de autobuses ofrece en su web un buscador de rutas muy práctico.

Dos. Viaja en el tiempo

En pleno centro, desde la calle de la Alcazabilla, comienza un viaje a través de la historia de Málaga. La Alcazaba, que fue palacio-fortaleza de los gobernantes musulmanes de la ciudad en el siglo XI, es uno de los monumentos emblemáticos de la capital malagueña.

Te saldrá más barato si haces la visita conjunta con el Castillo de Gibralfaro, que fue edificado en el siglo XIV para albergar a las tropas y proteger al palacio de los ataques de la artillería enemiga.

panel informativo

Hace pocos años, cuando se estaba diseñando un jardín para la Casa de la Cultura, al pie de la Alcazaba, los arqueólogos descubrieron el edificio más antiguo de todos, un Teatro Romano de la época de Augusto. Si vas en verano, pregunta por las visitas nocturnas.

Muy cerca, en la zona alta de la ciudad, se encuentra el Parador de Gibralfaro. Comer en su restaurante o en su terraza te asegura las mejores vistas de la ciudad.

      

Dejar un comentario

Agradecemos mucho tu opinión en Expreso.
Por favor, no dejes comentarios impropios, injuriantes, contrarios a las leyes o con fines publicitarios, tendremos que eliminarlos.

Oculto, no aparece en el comentario.