SABORES
 
lunes 22|07|2019

10 ideas sencillas y baratas para mejorar tu restaurante

mantel 
7. Información es poder
Uno de los recursos más tradicionales, un tablón o una pizarra con los platos del día, mejorará mucho si está siempre actualizado con buena letra, ordenada y clara. Utiliza líneas auxiliares para escribirla, informa de actividades y ofertas, y sorprende. Un mantel individual puede ser también una plataforma muy útil.
Si tienes web o blog, cuanto más sencillo, mejor. Pero informa de si tienes terraza o wifi gratis, comedores privados, si admites animales o es necesario reserva. Y no te olvides de especificar dónde estás, incluyendo la provincia o estado y el país. Haz que te encuentren.
No te limites a ofrecer información, aprende también a procesar la que recibes. Pregunta a tus clientes, escucha sus quejas o sus sugerencias, te darán las mejores pistas para mejorar. 
pizarra
 
8. Piensa global, actúa local
Si en tu tierra hacen el mejor aceite del mundo, o una mantequilla de escándalo, es algo que el cliente espera encontrar en el restaurante. Frente a la impersonal globalización, cada vez se buscan más los sabores de la infancia, los productos orgánicos y del país.
Una buena idea es aliarte con productores locales para promocionar sus alimentos e incluso venderlos para llevar, además de utilizarlos en los platos. Puedes extenderlo también a los proveedores de artesanía, te darán un toque especial. A cambio, ellos te servirán también de promoción.
Únete con otros establecimientos para crear un pequeño paquete turístico u organiza unas jornadas gastronómicas conjuntas, no tengas miedo a la competencia, recuerda que eres único.
También en las redes sociales resulta muy aburrido un perfil que solo habla de sí mismo. Comparte información de tu ciudad o tu región, la agenda de actividades o los atractivos turísticos de la zona son un buen reclamo para que lleguen más viajeros que tendrán también que comer.
productores
 
9. Aprender no ocupa lugar
Muchas veces el personal del restaurante no tiene estudios específicos de hostelería, pero la formación siempre es necesaria. Pregunta en la asociación gremial de tu localidad, en las administraciones públicas o en los sindicatos por cursos para empleados. A menudo son gratuitos.
Refresca con tu personal las normas básicas de manipulación y conservación de alimentos -con la salud no se juega- y vigila que se cumplan. Busca información sobre cuestiones prácticas que te faciliten el trabajo cotidiano, como un sistema para organizar las comandas; y anota buenas ideas cuando viajes, aprende de otros restaurantes.
Invierte tiempo en instruirte sobre gestión. Establece un sistema que te permita saber fácilmente cuánto te cuestan las cosas, qué cantidad has de comprar y a cuánto has de cobrar cada plato para que tu negocio dé beneficios adecuados.
cocina
      

muy mal las ratas

muy mal las ratas

Dejar un comentario

Agradecemos mucho tu opinión en Expreso.
Por favor, no dejes comentarios impropios, injuriantes, contrarios a las leyes o con fines publicitarios, tendremos que eliminarlos.

Oculto, no aparece en el comentario.