SABORES
 
martes 23|07|2019

10 ideas sencillas y baratas para mejorar tu restaurante

detalle 
4. Empezar con buen pie
Prepara aperitivos vistosos para ofrecer gratis con las bebidas. Un chupito de crema de verduras con una hojita de menta, una cazuelita de sopa de ajo, un minisorbete de gazpacho… son opciones muy baratas que, bien presentadas, suponen un comienzo excelente y atenúan el efecto negativo de un posible retraso en el servicio.
Además, si en tu ciudad o en tu pueblo no es costumbre ofrecer tapas gratis, te servirá para diferenciarte. Como en el resto del menú, los productos de temporada son siempre la mejor opción. Atrévete incluso con alguna fruta, sorprenderás.
Cuida el pan. Si es bueno, imprime carácter a cualquier plato humilde y a menudo es el primer contacto con los sabores de tu restaurante.
pan
 
5. Cada mochuelo a su olivo
Organiza cada día o al menos una vez a la semana una reunión de todo el personal. Una puesta en común de los problemas y situaciones cotidianas es el primer paso para mejorar el flujo de trabajo.
Distribuye bien las funciones de cada uno para que el restaurante marche como un reloj bien engrasado. Establece responsabilidades y no te olvides de adjudicar esas tareas que parecen menos importantes y siempre quedan pendientes, como revisar de vez en cuando que haya jabón en los aseos.
Escucha las sugerencias de tu equipo, hazles sentir que son parte imprescindible del negocio. Y aprovecha para revisar que la imagen de cada uno sea la adecuada; un delantal sucio, un peinado deslavazado o una camiseta sin mangas dan un aspecto descuidado. A menudo, el uniforme es lo más práctico para todos.
personal
 
6. Érase una vez…
No has llegado hasta aquí por casualidad. Las paredes de tu restaurante esconden una historia única de ilusión y esfuerzo. Cuéntala. Compartirla con los clientes hará que vean tu negocio como algo único, un local con alma, y lo aprecien más.
Relata la historia de tus platos, da unas pinceladas en la carta de cómo ha surgido cada uno, o explícaselo en directo mientras cantas el menú. Incluye una invitación a compartirlo en las redes sociales, a seguirte. No te olvides de poner el nombre de usuario o de la página para que te encuentren fácilmente.
Está demostrado que las fotos sabrosas resultan muy atractivas en Internet, pero también las entretelas de un restaurante. Humanízalo dejándolos entrar en tu cocina a través de Twitter o Facebook, preséntales a tu equipo.
historia
      

muy mal las ratas

muy mal las ratas

Dejar un comentario

Agradecemos mucho tu opinión en Expreso.
Por favor, no dejes comentarios impropios, injuriantes, contrarios a las leyes o con fines publicitarios, tendremos que eliminarlos.

Oculto, no aparece en el comentario.