EDICIÓN LIMITADA
 
miércoles 21|08|2019

500 años después, celebra en Andalucía la Primera Vuelta al Mundo

reloj_ecuatorial
Sanlúcar de Barrameda, Cádiz, mirando al océano Atlántico
 
La localidad andaluza de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz, España) entró en la historia como punto de salida al mar de la Primera Vuelta al Mundo un 20 de septiembre de 1519, aunque ya desde muchos años antes el suyo era un bullicioso puerto de partida de expediciones comerciales y científicas con el Nuevo Mundo.
Las aguas del río Guadalquivir, que aquí se vierten al Atlántico haciendo frontera entre esta provincia de Cádiz y la vecina Huelva, con sus arenas vírgenes de Doñana, han visto zarpar como si tal cosa a los mayores héroes de la historia de la navegación.
Para hacerse una idea de conjunto de la importancia que tuvo Sanlúcar de Barrameda en la Primera Vuelta al Mundo una buena idea es comenzar la visita por la antigua Fábrica de Hielo, hoy Centro de Visitantes de Doñana, donde se expone una maqueta de la nao Victoria hecha a escala 1:8 de la original, así como enseres y útiles de la expedición.
A pocos metros, en la desembocadura del Guadalquivir, Bajo de Guía es el antiguo barrio de pescadores, así llamado porque aquí está la ermita de Nuestra Señora del Carmen de Bajo de Guía, una imagen del siglo XVI, patrona de los hombres de la mar, cuyo culto llevaron los sanluqueños a América y Filipinas. Ahora es un centro gastronómico de primer orden, con delicias autóctonas en casi cualquiera de sus restaurantes.
No hay que irse sin probar, por ejemplo, una Corvina con salsa tártara, un Atún o unos langostinos en Casa Bigote. Mejor, con una copa de manzanilla, la bebida por excelencia de Sanlúcar. La parte de la Taberna resulta más informal y barata que su restaurante.
corvina
Desde este paseo de Bajo de Guía, además de partir cada primavera multitud de hermandades que comienzan el camino del Rocío en barco, se pueden iniciar itinerarios turísticos por el Parque Nacional de Doñana, situado en la orilla de enfrente del río Guadalquivir.
Frente a la playa, el Reloj Ecuatorial ‘Legua 0’, monumento que conmemora y marca el punto de salida que inició la vuelta al mundo partiendo de Sanlúcar el 20 de septiembre de 1519. La banda equinoccial está hecha en hierro con las horas perforadas en caracteres romanos
En él se inscribe una cita del texto de Antonio Pigafetta, cronista del viaje: ‘Desde que habíamos partido de la bahía de San Lucar hasta que regresamos a ella recorrimos, según nuestra cuenta, más de catorce mil cuatrocientas sesenta leguas, y dimos la vuelta al mundo’.
Dejando perderse la vista río arriba se divisa Bonanza, población actual ubicada donde en realidad en el siglo XVI estaba el puerto mercantil de Sanlúcar y desde donde parece que se hicieron al mar las cinco naves de la expedición.
De vuelta al centro, atravesando la parte baja de la ciudad cuajada con edificios señoriales está la Taberna Argüeso, situada en un antiguo convento del siglo XVI, junto a la parroquia de Santo Domingo. Tapas buenísimas, como los Chicharrones de atún o la Ensaladilla a la antigua -mejor acompañadas de una manzanilla en rama- y una decoración elegante y evocadora de los grandes viajes que vio partir Sanlúcar.
Muy cerca se llega a la Banda de la Playa, la calle de Sanlúcar en la que siglos atrás estaba la línea de costa y que hoy se encuentra en pleno casco urbano. Guarda algunas bodegas antiguas de manzanilla y, plazas muy animadas con terrazas como la del Cabildo o la de San Roque.
azulejos_0
Entre una y otra, en la fachada lateral de la Biblioteca Pública Municipal, hay que detenerse y alzar la vista a los azulejos conmemorativos de la Primera Vuelta al Mundo.
El panel central, de mediados del pasado siglo, contiene los nombres de los dieciocho navegantes que consiguieron llegar a bordo de la nao Victoria. También están los retratos de Magallanes y Elcano y una imagen de la nao Victoria con el lema ‘Primus circundedisti me’ [el primero que me rodeaste], lema en latín que el emperador Carlos otorgó a Juan Sebastián Elcano para su escudo de armas.
Más recientes, los azulejos de la imagen de Elcano redactando la carta que informaba de su llegada y un mapa con el itinerario del viaje y la escena de los marineros accediendo a la iglesia de Nuestra Señora de la O.
Precisamente siguiendo de frente, hacia la parte alta de la ciudad, se llega a la parroquia de Santa María de la O, el templo al que la tripulación se dirigió nada más desembarcar para agradecer haber llegado con vida a Sanlúcar tras dar la vuelta al Mundo.
Junto a ella, el Palacio de los Guzmanes, hoy una hospedería muy agradable con un jardín interior precioso donde merece la pena al menos entrar a tomar un café, era en aquellos tiempos el Palacio de Los Guzmanes, señores de Sanlúcar y duques de Medina Sidonia, que dominaban el puerto de la ciudad desde este palacio construido sobre los restos de un antiguo ribat musulmán, y desde donde promovieron numerosas expediciones científicas y comerciales.
hospederia2
También en la parte alta de la ciudad se encuentra el castillo, fortaleza construida en el siglo XV por el II Duque de Medina Sidonia que en aquel tiempo dominaba la desembocadura del río Guadalquivir desde uno de los ángulos de la ciudad amurallada.
Desde sus almenas seguramente fue el primer lugar desde donde se avistó la maltrecha nao Victoria a su regreso tras dar la Primera Vuelta al Mundo.
 
UNAS NOTAS PRÁCTICAS:
Toda Sanlúcar de Barrameda está volcada con la celebración del V centenario de la Primera Vuelta al Mundo. Lo mismo te encuentras la conmemoración en las servilletas desechables de una humilde taberna que en las ofertas de barquitos de helado ‘como el de la Primera Vuelta al Mundo’ o en carteles y banderolas diseminados por la ciudad.
Además, su Ayuntamiento ha elaborado una web muy chula con la recreación de cómo era Sanlúcar hace quinientos años.
A Sanlúcar de Barrameda la mejor forma de llegar es en coche, está a solo 100 kilómetros desde Sevilla, una de las ciudades mejor comunicadas de España. Al llegar ya se puede aparcar y moverse caminando, las distancias son pequeñas y agradable el paseo.
Una buena opción para dormir imbuidos de la magia de este gran viaje es la Hospedería de los Guzmanes que, además, se puede visitar turísticamente y organiza actividades culturales durante todo el año.
langostinos
Para comer, además de los lugares reseñados más arriba, como Casa Bigote o la Taberna Agüeso, probar las Tortillitas de Camarones en Casa Balbino, un clásico, y una recomendación más: no perderse los buenísimos langostinos de Sanlúcar, famosos por su sabor.
Se pueden encontrar en casi cualquier restaurante o taberna, y aquí los hay muchos y muy buenos, hay que callejear, pero lo más apetecible resulta comprarlos al peso en la propia plaza de Abastos, el mercado de la ciudad, muy céntrico, y llevarlos justo enfrente, a la Taberna La Cigarrera, con un patio bodeguero del siglo XVIII donde por muy pocos euros te los cocinan y sirven al instante. Deliciosos.
 
Más información sobre los itinerarios de la circunnavegación en la web de Sanlúcar Turismowww.sanlucarturismo.com/vcentenariocircunnavegacion
      

Dejar un comentario

Agradecemos mucho tu opinión en Expreso.
Por favor, no dejes comentarios impropios, injuriantes, contrarios a las leyes o con fines publicitarios, tendremos que eliminarlos.

Oculto, no aparece en el comentario.