EDICIÓN LIMITADA
 
lunes 26|08|2019

La Bajada del Ángel, tradición medieval en Peñafiel, en la Ribera del Duero

castillopenafiel2
Sobresaliendo por encima de Peñafiel, la forteleza gótica se amolda a la roca y aparece como un gran barco arraigado en el altozano. Con 210 metros de largo y solo 33 de ancho, fue construido en el siglo X pero conoció diferentes modificaciones hasta el siglo XV. Es uno de los castillos mejores conservados en España y fue declarado Monumento Histórico Artístico en 1917. Se impone a la ciudad, recordando a los habitantes el pasado medieval de Peñafiel cuando los musulmanes y los cristianos se disputaron esta localidad.
La Bajada del Ángel: una tradición medieval
Con sus calles estrechas, sus casas de estilo medieval y sus tradiciones ancestrales, visitar Peñafiel es un viaje a través del tiempo.
Declarada de Bien de Interés Cultural en 1999, la plaza del Coso, una de las más antiguas de España, es un espacio cuadrangular de arena, formado por 48 edificios de madera y piedra con balcones. Creada en la Edad Media con motivo de los festejos taurinos, ha guardado su principal función de antaño con las Fiestas de Nuestra Señora y San Roque, en el mes de agosto. Durante las fiestas, se mantiene una costumbre de otro tiempo, ‘el derecho de vistas’ que permite a los espectadores contemplar las ferias desde los balcones, sin ser dueños de las viviendas.
cosopenafiel
Otra tradición medieval conservada en la plaza del Coso: la Bajada del Ángel el Domingo de Resurrección, durante la Semana Santa. Se trata de una fiesta religiosa donde un ángel desciende de un torreón de madera para quitar el velo negro de la Virgen María, simbolizando el fin del luto y la alegría por la resurrección de Jesús. Declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional en 2011, este ritual de origen medieval atrae cada año numerosos turistas españoles y extranjeros. En el aula de exposición Cosovisión, situado en un edificio de la Plaza del Coso, se proyectan videos de estas dos fiestas que se desarrollan año tras año. También en el mismo edificio, los visitantes pueden acceder al Aula Arqueológica de Pintia dedicado a la cultura vaccea en la zona central de la cuenca del Duero.
Para conocer mejor el pasado y las costumbres de los habitantes de Peñafiel al principio del siglo XX, una dirección: el museo casa de la Ribera. A través de una visita teatralizada, los turistas están sumergidos en la vida cotidiana de una pareja del siglo anterior. Mariano y Tomasa hacen descubrir a los visitantes la cantina, el patio, las bodegas y las habitaciones de esta casa del siglo XVI.
Además de haber conservado sus tradiciones antiguas, Peñafiel ha igualmente mantenido un arte religioso a través de sus varias iglesias.
¿La más imponente? El convento-iglesia de San Pablo, ubicado en el casco histórico. A partir de la fortaleza de su tío Alfonso X el Sabio, Don Juan Manuel construyó este edificio de estilo gótico en el año 1324, donde se hizo enterrar. Dos siglos después, su biznieto añadió la capilla funeraria de la familia de los Manuel de estilo plateresco. Declarado Bien de Interés Cultural en 1931, esta iglesia-convento es un buen ejemplo del arte religioso español entremezclando dos estilos diferentes, el gótico-mudéjar y él de plateresco.
También merece la pena ver la Torre del Reloj, el último vestigio de la iglesia románica de San Esteban. Se trataba de la primera construcción que se levantaba en Peñafiel en el siglo XI para conmemorar la victoria castellana sobre el almorávide Alí. De estilo gótico, la torre fue añadida en el siglo XIII pero su nombre fue dado más tarde cuando el ayuntamiento decidio añadir un reloj mecánico del siglo XIX que desde entonces ritma la vida de los habitantes.
virgen
No solo son sus vinos y sus fiestas tradicionales lo que hacen famosa a la ciudad de Peñafiel, sino también su gastronomía ¿ El manjar tradional ? El lechazo asado al horno de leña, procedente de la raza churra de las tierras castellanas desde tiempos de los íberos. Para probar, una buena dirección: El asador Mauro, en la calle Atarazanas. Hace 70 años que perpetúa la tradición del asado del lechazo.
Texto y fotos: Rozenn Le Roux
      

Dejar un comentario

Agradecemos mucho tu opinión en Expreso.
Por favor, no dejes comentarios impropios, injuriantes, contrarios a las leyes o con fines publicitarios, tendremos que eliminarlos.

Oculto, no aparece en el comentario.