EDICIÓN LIMITADA
 
lunes 26|08|2019

Tarraco Viva, un viaje en el tiempo a los orígenes de Tarragona

gladiadores

Son las mismas piedras donde se disputaban todo tipo de espectáculos, la mayoría crueles y sangrientos,  como luchas de hombres y animales o las conocidas luchas de gladiadores,  la arena en la que se llevaron a cabo matanzas de tantos cristianos así como cacerías y exhibiciones atléticas.

De hecho, Tarragona conserva siete monumentos romanos tan importantes que merecen por sí mismos el viaje. Además de la muralla, el circo y el anfiteatro, hay que visitar el Pretorio que se encuentra al lado del circo y que fue lugar de residencia del emperador Augusto, el Foro de la colonia y el Foro provincial.

A las afueras de la ciudad, por la N-240, a sólo cuatro kilómetros nos encontramos con parte de un impresionante acueducto del siglo I conocido popularmente cómo el Pont del Diable. Si dispones de tiempo te aconsejamos que visites también el museo y la Necrópolis paleocristiana fechada en el siglo III,  donde se encontraron más de 2000 tumbas.

muralla

Pero las piedras no son las únicas protagonistas de la historia. Música, danza, conferencias, talleres y recreaciones históricas son otras de las manifestaciones culturales que ofrece cada mayo Tarraco Viva. Con tanta oferta, resulta a veces difícil escoger.

Una historia que Tarraco Viva consigue recrear sin caer en artificios pomposos, porque el objetivo de este festival es divulgar la cultura, acercar el patrimonio a ciudadanos y viajeros y hacerte sentir durante unos días como un autentico romano.

Conviene consultar la web de Tarraco Viva para hacerse una idea previa y reservar. Imprescindible, eso sí, una visita guiada al circo romano y a las murallas, acudir al espectáculo de gladiadores en el anfiteatro y reservar una noche para cenar en el alguno de los restaurantes que participan en las jornadas Tárraco A Taula.

Una ciudad muy animada

Por supuesto, en Tarragona se pueden hacer muchas más cosas, como pasear por la Rambla Nova tomándote un helado en dirección al Balcó del Mediterrani, después de haber disfrutado de una agradable comida en uno de sus múltiples restaurantes.

mercadillo

Si te gustan los mercadillos, los domingos por la mañana acércate a los alrededores de la catedral y recorre sin prisa las callejuelas de la Part Alta llenas de tenderetes donde encontrarás hasta cromos y juguetes de tu infancia. Luego, bajando por la carrer Major te encontrarás la céntrica plaza de la Font donde puedes tapear en cualquier terraza. No dejes de probar la cerveza artesanal de Tarragona, la Rosita.

Tarragona te da también la oportunidad excepcional de asistir a un ensayo abierto de alguna de las cuatro Colles Castelleres de la ciudad y comprobar con todos tus sentidos su lema ‘Fuerza, equilibrio, valor y razón’.

Con vistas al Mediterráneo

Si uno de los grandes atractivos de Tarragona son sus calles estrechas, sus plazas animadas y su extenso conjunto arqueológico, el otro es, sin duda, su carácter de urbe mediterránea. No se puede caminar más de 15 minutos sin llegar indefectiblemente a este azul tranquilo que te atrapa. El mismo que cruzaron las naves romanas del emperador Augusto camino de Hispania.

calle

      

Dejar un comentario

Agradecemos mucho tu opinión en Expreso.
Por favor, no dejes comentarios impropios, injuriantes, contrarios a las leyes o con fines publicitarios, tendremos que eliminarlos.

Oculto, no aparece en el comentario.