EDICIÓN LIMITADA
 
lunes 22|07|2019

Melilla, 100 años de Regulares

Desde el principio, su organización, armamento, usos y vestuario fueron distintos al resto de fuerzas españolas, en consonancia con las costumbres, tradiciones y aficiones de los militares africanos. Botas-alpargatas, chilabas para protegerse del frío, que en el uniforme de gala se cambian por sulham y ligeras capas blancas llamadas alquiceles; bolsas de cuero ricamente repujadas… Todas prendas características de los campesinos rifeños.
Sus tarbush de color rojo, sus capas y sus uniformes ‘color garbanzo’; sus 90 pasos por minuto los siguen distinguiendo rápidamente del resto de unidades de las Fuerzas Armadas, pero también su valor.
La bandera del Grupo nº 52 de Regulares es la más condecorada del Ejército español, con nada menos que nueve corbatas de la Cruz Laureada de San Fernando, la más exigente del mundo.
Un siglo después, su cuna, el Fuerte de la Purísima, en la parte alta de la Ciudad Autónoma, sigue siendo un espacio emblemático con su foso y su enorme portón de entrada, pero no es el único. La ciudad de Melilla está rodeada de fuertes.
Se comenzaron a construir a finales del siglo XIX, allá por la Guerra de Margallo, y todavía se conservan ocho de ellos. Los más curiosos, Fuerte Camello, en el barrio Virgen de la Victoria; y el de Rostrogordo, un pentágono irregular rodeado por un foso, que actualmente alberga un complejo de ocio entre pinares.
Luego vinieron años de crecimiento. Los Regulares se reorganizaron en varios Grupos, hasta que el final del Protectorado español en el Norte de África y los nuevos tiempos fueron arriando banderas en Melilla. En 2002 en el Cuartel Alfonso XIII, y el 23 de enero de 2006 se arriaba por última vez en el acuartelamiento Santiago.
En todo este tiempo han sido miles los muchachos que han llegado asustados a esta ciudad africana. Lo sabe bien Merche, que antes de estar en el Casino conoció durante treinta años muchos soldados de reemplazo. ‘Eran niños, mis niños, les decían que se venían a Melilla y se les hacía un mundo. Algunos pensaban incluso que aquí iban a encontrar leones, como es África… Había que ayudarlos mucho, también en lo material, porque no ganaban casi nada’.
Pero al marcharse de aquí, los sentimientos de los soldados eran siempre bien distintos. Todos la recuerdan con cariño. La prueba, las más de doscientas solicitudes de jurandos para la ceremonia solemne de este año, y los miles de comentarios en los foros de Internet donde varias generaciones recuerdan su paso por Melilla.
Las webs de la Hermandad y del Centenario de Regulares están llenitas de los que sueñan con volver a pisar estas calles. De los que añoran la vida asceta en las Islas Chafarinas, en el Peñón de Alhucemas, o en el Peñón de Vélez de la Gomera, tres enclaves españoles en el mar de Alborán que actualmente sólo tienen la suerte de visitar los Regulares encargados de su custodia.
El Casino Militar, uno de los edificios más antiguos de toda Melilla, levanta su soberbia fachada, la única que conserva un escudo republicano, en la Plaza de España, un espacio muy representativo. Aquí está también, rodeando el círculo frondoso de la plaza, el Gobierno de la Ciudad Autónoma, en el antiguo Palacio de la Asamblea, una construcción art decó cuya planta representa una corona ducal.
      

Hola Pedro, soy Goñi ¿te

Hola Pedro, soy Goñi ¿te acuerdas? Me he metido en esta pagina y he visto que aun sigues en Melilla. ¿Qué tal estáis Mª Carmen tu y tus hijos, seguro que ya eres abuelo. Yo aun no, pero espero serlo algún día.
Yo aunque no soy de Melilla, pero desde que la conocí dejó en mi una huella, siempre cuando hablo de ella lo hago con cierto cariño.
Deseo que os encontréis bien.
Un saludo afectuoso.
Goñi

¡Hola a quien lo lea! Tengo

¡Hola a quien lo lea!

Tengo ilusión por visitar Mellila porque mi abuelo estuvo allí destinado y no la conozco.

Me gustaría recibir consejo sobre alojamiento: Tengo dudas entre el Parador y el Hotel Tryp Mellia Puerto y me gustaría saber cual es la mejor opción.

Ruego orientaión. GRACIAS

Buenos días, Jaime, Nosotros

Buenos días, Jaime,

Nosotros te recomendamos el Parador, tiene una situación excepcional, con las mejores vistas de Melilla, y es el mejor hotel de la ciudad por la calidad de su servicio. 

Expreso

Dejar un comentario

Agradecemos mucho tu opinión en Expreso.
Por favor, no dejes comentarios impropios, injuriantes, contrarios a las leyes o con fines publicitarios, tendremos que eliminarlos.

Oculto, no aparece en el comentario.