DESCUBRE
 
jueves 21|06|2018

Una escapada a Ciudad Rodrigo, impresionante villa fortificada

El encanto de las ciudades fortificadas es innegable, sus muros preservan el trazado urbanístico y la arquitectura de otras épocas; pero hay pocas cuyas murallas expliquen tan bien la evolución de la historia como Ciudad Rodrigo, en el suroeste de Salamanca.

ayto 
Diferentes lienzos rodean este conjunto histórico cuajado de palacios y escudos, de nobleza y tradiciones curiosas. Aquí la historia es muy, muy importante, pero el mayor tesoro de Ciudad Rodrigo son sus gentes; acompáñanos en esta escapada por la acogedora capital mirobrigense.
Ciudad Rodrigo es una auténtica fortaleza, muy cerca de la ‘Raya’ hispanolusa, que está incluida en la Red de Ciudades Napoleónicas, en la Red de Juderías, en la Ruta de Torres Villarroel, enclavada en el Camino de Santiago y que forma parte de la asociación de Pueblos más bonitos de España. Marcas que hacen una idea de todo lo que puede ofrecer al viajero.
Además, en 2019, se cumplirá el 75 aniversario de su declaración de Patrimonio Histórico-Artístico. Una ciudad que es arte, de varias épocas y estilos, y que refleja cada uno de ellos en su excelencia. Para comenzar la ruta urbana, lo mejor es acercarse callejeando hasta la plaza Mayor.
Presidiéndola está el edificio renacentista del Ayuntamiento, con sus preciosos arcos carpaneles. Aquí, en la planta baja, el personal de la Oficina de Turismo ofrece al visitante todas las opciones para una escapada perfecta. Quizá lo mejor sea visitar primero su catedral de Santa María, cuya arquitectura abarca varios siglos, del XII al XVIII. Imprescindible reservar para hacer la visita guiada.
portico
En cualquier caso hay que detenerse en su coro magnífico, cuya sillería está cuajada de motivos obscenos; descubrir en lo alto la única escultura que existe en el mundo de san Francisco en vida; no perderse el altar de alabastro renacentista con motivos del Descendimiento de la nave del Evangelio, ni su claustro, y terminar la visita con el audiovisual de la Fundación del Patrimonio en el pórtico de la puerta del Perdón, un pórtico cubierto, protegido así desde hace siglos de las inclemencias del tiempo y de ataques como el de los franceses.
Y es que Ciudad Rodrigo, y sus murallas, fueron un bastión contra las tropas naponeónicas en la Guerra de la Independencia española, que soportó a principios del siglo XIX, en 1812, un tremendo asedio de trece días que se recuerda cada año en verano, en una recreación histórica que atrae a miles de viajeros.
De este momento histórico habla el imponente Palacio de los Águila, seguramente el más representativo de esta ciudad de palacios. Unos 6000 m2 de arquitectura robusta, un precioso patio plateresco y otro posterior, dan paso a las salas del museo de la Guerra de la Independencia. Además de documentos, armas y maquetas, el museo muestra curiosidades como la máscara mortuoria de Napoleón o una valiosa colección de grabados de Goya. Imprescindible.
palacio_aguila
Otra parada obligada es el el curioso Museo del Orinal, que expone unas 1300 piezas de 27 países y varias épocas, y que nunca deja indiferente al viajero.
Caminando por su muralla, que ofrece 2,5 kilómetros transitables, se llega al edificio más emblemático de su ‘skyline’, el castillo de Enrique II de Trastámara, cuya torre del Homenaje se conserva magníficamente. Hay que subir a ella para tener las mejores vistas de la ciudad. A cualquier hora si se está alojado aquí, porque este castillo es desde 1931 un Parador Nacional de Turismo, el mejor hotel de la villa.
En el exterior del Parador, un pequeño verraco recuerda que aquí estuvieron también los vetones… y muy cerca –aquí todo está cerca- la plazuela del Buen Alcalde, donde cada martes se celebra un mercado de verduras con productos de la huerta de la comarca.
Y a pocas calles la capilla Cerralbo, que compite en imponencia con la mismísima catedral, y las galerías de delicada forja y los escudos de piedra dorada que salpican las fachadas… Ciudad Rodrigo hay que callejearla despacio para descubrir todos sus secretos.
plaza_terraza