DESCUBRE
 
miércoles 19|09|2018

Canal de Castilla, una ruta por Palencia para mariner@s de agua dulce

Emborráchate de la cultura popular, recorre caminos y senderos a pie o en bicicleta, charla con peregrinos, pesca cangrejos, ejercita tus brazos en la piragua, llena tu boca con deliciosos productos gastronómicos, embarcándote a lo largo de los 207 kilómetros de longitud que posee esta autopista de agua dulce.

canal nace

Bodegas de vino, monumentos románicos, antiguas fábricas de harina, molinos, posadas de peregrinos y queserías, entre otros elementos, constituyen el recorrido del Canal de Castilla por la región española de Castilla y León, que ofrece múltiples posibilidades para una escapada rural, y que te invitamos a recorrer por tierras palentinas.
Un recorrido que, transitable, a pie, en bicicleta, en barco y en piragua en algunos tramos, salva un desnivel de 150 metros superados con 49 esclusas, 70 puentes, alrededor de 100 acueductos y cuatro importantes dársenas o puertos fluviales: Alar de Rey, Palencia, Valladolid y Medina de Rioseco.
Navegarás por aguas provenientes de los ríos Carrión y Pisuerga y transitarás las provincias españolas de Burgos, Palencia y Valladolid. Las empresas de turismo de Carlos Villalobos y Carlos de La Parte te facilitarán el recorrido, te acercarán bicicletas y piraguas al punto donde quieras iniciar la actividad.
 
De canal comercial a uso turístico y cultural
Dos personajes fueron fundamentalmente los causantes de este legado que entró en declive por la aparición del ferrocarril: El Marqués de la Ensenada, ministro durante el reinado de Fernando VI y propulsor de la construcción del Canal de Castilla, y  el ingeniero encargado de llevar a cabo el proyecto, Antonio de Ulloa.
canal
Una autopista de agua dulce que fue pensada para comunicar y transportar la materia prima elaborada en la aislada meseta castellana, con el puerto marítimo de Reinosa, en la comunidad Cántabra. El Canal de Castilla pasó de protagonizar una gran época dorada durante los años 1850 a 1860, con más de 350 barcazas recorriendo sus aguas, a transformarse en una autopista recreativa y de regadío, tras la aparición del ferrocarril.
Vía de comunicación verde, rodeada de álamos, chopos, humedales ricos en flora y fauna, senderos de gran recorrido como el del Camino de Santiago y el del Carbón Cok, viejos almacenes de cereal y espacios donde podrás disfrutar de la gastronomía tradicional con toques de creatividad, y de un descanso gracias a la variedad de alojamientos situados en los pueblos ribereños del canal.
Además, durante los meses de verano, en los monumentos y enclaves cercanos al canal podrás participar en la colecta de la cosecha cultural, ‘La Espiga’, que nada tiene que envidiar a la que se organiza en el vecino país francés. Se trata de una oferta cultural que agrupa 111 propuestas musicales, proyecciones cinematográficas, observación de estrellas y espectáculos de magia, comedia o trova.
Tres ramales dividen los 207 km de longitud del canal que son surcados en algunos tramos por cuatro embarcaciones turísticas: Antonio Ulloa, en Media de Rioseco, San Carlos de Abánades en Melgar de Fernamental, Juan de Omar en Villaumbrales y, Marqués de la Ensenada en Herrera de Pisuerga. Si quieres asegurar tu plaza, es necesario reserva previa en todas ellas.
bicis
Tanto si decides caminar por sus senderos, saltar obstáculos con la bicicleta por sus caminos, practicar piragüismo o montar a caballo, debes conocer cada tramo.