DESCUBRE
 
martes 13|11|2018

Tras las huellas de Federico García Lorca en Granada

Una de las anécdotas que más nos llamó la atención fue la que dio origen a su afamada obra ‘La casa de Bernarda Alba’: Nos contaba Pepe, siempre adornando cada palabra con su simpático acento andaluz, que en tiempos de Federico García Lorca había una viuda, Frasquita Alba, que vivía junto con sus cuatro hijas en una casa colindante a la de sus primos.
Valderrubio, cocina de la casa de Lorca
Entre ambas había un pozo medianero a través del cual Lorca podía escuchar las  conversaciones, riñas y enredos de las mujeres. ¿No resulta acaso verdaderamente increíble cómo a través de las intrigas cotidianas de una familia común Lorca fue capaz de recrear una de sus más esplendidas obras?
Nuestra siguiente parada nos sitúa en los últimos y trágicos momentos de la vida del poeta. El parque Federico García Lorca, situado en el municipio de Alfacar, es el lugar en el que se cree que fue fusilado Federico aquella fatídica noche de 1936. En él se puede apreciar el olivo bajo el cual se ha pensado siempre que está enterrado el famoso dramaturgo.
Las excavaciones para encontrar su cuerpo y el de los que se cree que fueron fusilados junto a él crearon una gran controversia. Entre los partidarios que deseaban descubrir si en ese lugar realmente descansaban los restos mortales del poeta y los que preferían dejar las cosas tal y como estaban. En este último grupo se encontraba su familia.
Alfacar, fragmento de uno de sus poemasAl final, la excavación de Alfacar ha terminado con un resultado negativo, y bajo el lugar, por el momento, sólo se ha encontrado una gran roca.
 
  ¿Si la muerte es la muerte,
  qué será de los poetas
  y de las cosas dormidas
  que ya nadie las recuerda?
  ¡Oh sol de las esperanzas!
  ¡Agua clara! ¡Luna nueva!
  ¡Corazones de los niños!
  ¡Almas mudas de las piedras!
  Hoy siento en el corazón
  un vago temblor de estrellas
  y todas las rosas son
  tan blancas como mi pena.
Canción Otoñal. 1918.
Federico García Lorca.
 
El viaje nos lleva, pues, al barranco de Víznar, el otro posible emplazamiento en el que se cree que puede estar enterrado Lorca. Situado entre montes, se accede a este paraje a través de una serie de puentes de madera.
Una vez allí, un silencio sepulcral, roto tan solo por el trino ocasional de algún pájaro, inunda el lugar, como si la naturaleza supiera que ese paraje hace las veces de cementerio para más de tres mil almas asesinadas injustamente por culpa de unas ideas que muchos de ellos ni siquiera entendían.
Trágico es saber que entre estas personas se encontraban niños y niñas. Y es que, tal y como nos explicó nuestra guía, la guerra sirvió como pretexto para saldar cualquier tipo de envidia o rencilla personal.
Barranco de Víznar
Llegado el punto final de este apasionante viaje en el tiempo a través de la vida de uno de los mejores dramaturgos españoles. Nuestra simpática guía, Soledad, nos recomienda que visitemos, ya por nuestra cuenta, la Huerta de San Vicente.
      

estupendo reportaje

Me ha gustado mucho el reportaje. He visitado varias veces Granada, y nunca se me habia ocurrido hacer una ruta de este tipo. Lo tendre en cuenta para mi proxima visita. Enhorabuena por el reportaje, es muy interesante.

Tengo en deuda una visita a

Tengo en deuda una visita a Granada, quizá la ruta de Lorca sea la excusa perfecta :-)

Gracias por la info!