DESCUBRE
 
lunes 26|08|2019

Un recorrido por el verde intenso del Valle del Loira

En Orleáns hay que perderse por sus calles, comenzando por la rue Bourgogne, la primera de la ciudad, que conserva alguna de las casas originales y es la zona de restaurantes; hay que conocer el mercado medieval, y los restos de la Universidad de Orleáns.
El punto más importante es la Place du Martroi, la plaza principal. Tras el antiguo ayuntamiento, que está enfrente del actual Hotel de Ville, hay unos jardines preciosos. Aquí se encuentra un Ginkgo Biloba enorme, que tiene las hojas en forma de abanico.
rosas
Para comenzar nuestro recorrido verde, nada mejor que comer en el Parque Floral de La Source, al sur de la ciudad. Desde 1994, arquitectos, paisajistas, botánicos, arbolistas y científicos han creado nuevas instalaciones en el antiguo parque del Castillo. El Jardín del Iris, el de la Fuente, la Huerta o la Rosaleda del Espejo son el resultado de algunos de los concursos que se han celebrado.
En este enclave maravilloso de 35 hectáreas de naturaleza hay nada menos que 250.000 iris en flor, de diferentes colores. También tiene un invernadero de mariposas exóticas, un jardín de hierbas aromáticas y unas cercas muy originales, trenzadas, hechas con sauces vivos que cada año siguen creciendo.
En el restaurante 'La terrasse du Parc' hay probar el cordero adobado con hierbas y confitado durante 18 horas, con un resultado inmejorable. Como postre, el espectacular coulant de chocolate con chupito de frambuesa.
Del verde refinado del Parc a la naturaleza en estado puro de los caminos que recorren el Valle del Loira. En Beaugency comienza el GR3 (chemin de grande randonnée) de Loiret, un circuito de senderismo señalizado por la Federación Francesa. Michel Lacroix y Patrick Terlin, del Comité Départemental du Tourisme, lo conocen como nadie.
río Loira
Antes de comenzar el paseo, el pueblecito de Beaugency merece una visita a su castillo y a su iglesia, que esconde cosas tan curiosas como una pila bautismal situada al fondo del altar o un confesionario con reloj. Luego, el camino comienza junto al puente más antiguo del Loira, y durante todo el recorrido envuelve al viajero con olores de flor de saúco y celinda.
Muy cerca, en la Ferté-Saint-Aubin, rodeado de dos mil hectáreas de árboles y regatos, se encuentra el Chateau des Muids, un lugar perfecto para reponer fuerzas, donde la cocina es muy buena y las habitaciones enormes.
mapa de la rutaEl desayuno ha de ser abundante para enfrentarse luego a uno de los castillos más espectaculares de Francia, el de Chambord.
Sus dominios, declarados Patrimonio de la Humanidad, ocupan casi tanta superficie como la ciudad de París.
Se pueden recorrer en barca por Cosson o en bicicleta, a lo largo de kilómetros de alamedas. Y es fácil ver ciervos y jabalíes, parte de la vida salvaje que habita aquí durante todo el año.
Concebido como albergue de caza, Francisco I estuvo sólo cuatro veces en este castillo que mandó construir en 1519 para mostrar su poder a Carlos V.
Lo mejor del enorme edificio son las vistas desde las terrazas y su excepcional escalera de doble revolución, que en realidad son dos, alrededor de un núcleo central con ventanas en la torre de la Linterna.
No está documentado, pero cuentan que Leonardo Da Vinci, que vivió en el Valle del Loira al final de su vida, tuvo algo que ver en el proyecto de este gigantesco edificio con planta de cruz griega, propia del arte italiano. En sus paredes, de seis metros de altura, cuelgan aún magníficos tapices con escenas de Scipion y Aníbal.
En el ala derecha del castillo hay una escalera que se construyó para llegar hasta un embarcadero que nunca llegó a existir. La idea del rey era variar el curso del río Loira para hacerlo llegar hasta su palacio, pero la falta de dinero frustró su capricho.
A donde sí llega el Loira es al Parque Natural de Brenne, un mosaico de agua, bosques y prados donde anidan las aves migratorias y se aparean las tortugas. En la Boutique du Parc hacen degustaciones de productos de la zona, con delicias como la carpa frita con queso fresco de cabra, batido y aliñado con sal, pimienta, aceite y tabasco.
viñas de Panzoult
Justo aquí, en esta zóna húmeda de vital importancia para tantas especies de fauna y flora salvaje, se consiguió la primera denominación de origen del queso de cabra, una de las cinco que hay en el Valle del Loira. El pueblecito de Pouligny es el más pequeño que tiene denominación.
      

quisiera recorrer parte del

quisiera recorrer parte del Loira en barcos de carga que puedan llevar pasajeros y que van de pueblo en pueblo,no quiero cruceros.Es posible?serian por 8 a 10 noches.Me gustaria saber el costo y tambien donde puedo conseguir informacion, si ustedes no me la pueden dar.Gracias Carlos

Buenos días, comentarle que

Buenos días, comentarle que en la Oficina de Turismo de Francia solo disponemos de información sobre cruceros fluviales por el Loira, los barcos que uno mismo puede pilotar. H estado mirando en la web de la región pero tampoco figura nada al respecto.

Dejar un comentario

Agradecemos mucho tu opinión en Expreso.
Por favor, no dejes comentarios impropios, injuriantes, contrarios a las leyes o con fines publicitarios, tendremos que eliminarlos.

Oculto, no aparece en el comentario.