CON RESERVA
 
miércoles 12|12|2018

Alhambra Palace, un hotel cercano a la Alhambra y asomado a Granada

Un servicio excelente, su historia, su cercanía a uno de los monumentos más emblemáticos de España y unas vistas espectaculares, asomado a la preciosa Granada, son los mejores atributos del Hotel Alhambra Palace, en la capital granadina.

terraza_mesa
Con alta ocupación durante todo el año, especialmente en primavera y otoño, por lo benigno del clima, resulta buena opción para una escapada romántica en pareja o para familias con niños, aquí todos son bienvenidos.
Para comenzar el día con energía hay que disfrutar de su desayuno buffet, bastante completo, con alimentos para gustos españoles y extranjeros, que son muchos los turistas foráneos que se alojan aquí. Nada como sentarse a disfrutar de la primera comida del día y le pregunten a uno: ¿cómo quiere usted su café? Eso sí, una pena que en el servicio de desayunos no esté habilitada la zona de terraza con vistas.
Sí se puede disfrutar de esta zona en la comida o en la cena. Conviene reservar temprano la cena, porque las mesas asomadas a la ciudad, cristalera mediante, son las primeras en ocuparse siempre. La experiencia resulta gratificante porque la carta, clásica y con buen producto, acompaña al excelente servicio en sala, seguramente el punto más fuerte de este hotel con historia.
habitas_jamon
Quienes se hayan quedado sin vistas en el restaurante no han de preocuparse. Justo al lado, la maravillosa terraza del Alhambra Palace es el lugar perfecto para despedir el día o pasar la tarde tomando algo con la mejor vista de esta preciosa ciudad de Granada.
Reformado y recalificado a 5 estrellas desde octubre de 2017, sus más de cien habitaciones se distribuyen en varias categorías, Eso sí, es importante reservar una con vistas a la ciudad, o al menos con balcón y en planta alta si da a la fachada principal; las habitaciones sin vistas ni balcón resultan oscuras y un poco tristes, incluso algo claustrofóbicas.
Todas ellas disponen de las comodidades de un hotel de cinco estrellas y de un cierto sabor ‘nazarí’ en la decoración, como fueron concebidas allá por los principios del siglo XX. Su fachada, de color naranja Galatea, representa una alcazaba militar, y cuentan que la torre lateral situada a la izquierda está inspirada en la Torre de Oro sevillana. 
fachada_0