CON RESERVA
 
sábado 24|08|2019

Posada La Pascasia, encanto rural con mucho estilo en Puebla de Sanabria

Texto y fotos: Federico Ruiz de Andrés y Manolo Bustabad Rapa

Hay alojamientos que merecen por sí mismos un viaje, aunque el destino no sea atractivo a primera vista. Este no es el caso. La Posada La Pascasia, además de ser un alojamiento con mucho estilo, nos recibe en el cogollo de una de las villas más bonitas de España, Puebla de Sanabria, en la provincia de Zamora.
 
Distinguida con la marca de calidad Posadas Reales de Castilla y León, La Pascasia recibe a sus huéspedes a media cuesta del casco viejo. El zaguán, con huellas de siglos, da paso a una pequeña recepción que sorprende por su colorido y deja adivinar la excelente rehabilitación del edificio. Aquí y allá, algunas piezas de diseño vanguardista contrastan con los robustos muros de piedra.
Desde que llegas todo resulta perfecto, a medida del cliente, que aquí se trata como si fuese un amigo. ¿Que necesitas conectarte a Internet? No hay problema, el hotel cuenta con red inalámbrica gratuita en todas las habitaciones y un equipo a disposición de los huéspedes.
¿Que quieres fumar? También. Tal y como permite la legislación vigente en España, tienen reservado un número de estancias para fumadores. La Posada cuenta incluso con un pequeño gimnasio muy bien equipado.
Si tienes dificultades de movilidad puedes elegir la suite número 1, la segunda más bonita de toda la Posada, que se encuentra en la planta baja y disfruta de vistas al valle. Las mismas vistas que la número 2, una suite espectacular con las vigas a la vista y toques de color rojo.
Hay otras dos suites que también tienen su puntito romántico; la 6, abuhardillada y con una bañera redonda de hidromasaje, y la 5, un dúplex perfecto para familias. Entre las habitaciones dobles, las más especiales son la número 4, con vistas a la calle de La Cárcel, y la 7, con jacuzzi.
Bajo la puerta de cada una de ellas, un mensaje diferente que ilumina la entrada: ‘Vivir la vida es dibujar sin necesidad de un borrador’ reza el de la suite número 1.
Lo más curioso llega por la mañana. El desayuno continental está siempre incluido en el precio por cortesía de la Posada, sea cual sea la tarifa. Pero si necesitas levantarte antes de que comience el horario de desayunos, te dan la opción de llevártelo a la habitación o te obsequian con un vale para el bar de una gasolinera cercana que abre muy temprano, sobre las seis.
Tampoco puedes perderte una comida en su restaurante, donde dan el punto adecuado a la famosa ternera sanabresa, a las setas de la zona y donde por supuesto se pueden probar los excelentes quesos y cecinas que producen estas tierras de Castilla y León.
En la web de la Posada La Pascasia, muy completa, no hay que olvidar el apartado de Sorpresas, que propone paquetes eróticos, dulces, refrescantes, románticos… e incluso una opción ‘Sanabresa’ con ronda musical de gaiteros para ocasiones especiales.
Si no encuentras disponibilidad en las fechas que quieres, no te preocupes. Muy cerquita, también en el casco histórico de Puebla, hay otras dos posadas que comparten propietario, y en las que Óscar Somoza ha apostado también por el encanto y el estilo. La Cartería, uno de los clásicos del Turismo Rural en Castilla y León, y Las Misas, su segunda obra.
 
Sanabria, Puebla y su Lago
Desde la propia Posada La Pascasia organizan visitas guiadas por Puebla y actividades para disfrutar por los alrededores como rutas de senderismo, a caballo, en bicicleta, canoa o globo aerostático, porque Sanabria es una comarca zamorana que esconde mucho más de lo que muestra a simple vista.
También en las webs de Turismo de Sanabria, Turismo de Zamora y Turismo de Castilla y León hay mucha información sobre rutas y propuestas para pasar unos días inolvidables.
Pero si no tienes demasiado tiempo o prefieres saborearla sin guías, una buena opción es perderse por las callejuelas empinadas de la villa de Puebla, ‘la puebla’, como la llaman aquí.
Subir desde la propia calle de La Cárcel hasta llegar a lo alto, donde se encuentra el castillo de los condes de Benavente, con su imponente Macho, la torre del homenaje, la iglesia de Santa María del Azogue o la plaza Mayor.
Y bajar, perderse una y otra vez por cualquiera de las rúas de Puebla, disfrutando de su arquitectura tradicional de tejados de pizarra y mampostería, de miradores y balcones de flores, de curiosos detalles constructivos que personalizan tantas casonas rehabilitadas.
      

Sanabria merece más de una

Sanabria merece más de una visita. La zona es preciosa y se come muy bien. En el lago es una gozada bañarse y alquilar kayaks.

¡Cómo apetece encontrarse en

¡Cómo apetece encontrarse en Sanabria, diciéndolo así!. ¿Cuándo quedamos?.

Este otoño me parece buena época. Además, con estas recién llegadas aguas, en dos o tres semanas boletus habemus.

Enhorabuena. Un abrazo.

Dejar un comentario

Agradecemos mucho tu opinión en Expreso.
Por favor, no dejes comentarios impropios, injuriantes, contrarios a las leyes o con fines publicitarios, tendremos que eliminarlos.

Oculto, no aparece en el comentario.