CON RESERVA
 
lunes 26|08|2019

‘Hay peregrinos de cinco estrellas, pero no piden caballerizas, sino Internet’

Así es el Hostal de los Reyes Católicos, buque insignia de los Paradores gallegos, visto por su director, Julio Castro Marcote 

Texto y fotos: Manuel Bustabad Rapa
Es, la plaza del Obradoiro en Compostela, una de las más emblemáticas de Occidente y su arquitectura admirada en todo el orbe. No en vano es la meta del Camino de Santiago, esa vía que conforma las primeras y más firmes raíces de Europa.
peregrinos frente al Hostal, en la plaza del Obradoiro
    En este marco, cerrando la plaza por el Norte, se ubica el Hostal de los Reyes Católicos, buque insignia de la cadena hotelera Paradores de Turismo de España.
     Los otros lados de este espacio rectangular, en el que la piedra alcanza sus valores más nobles, están ocupados por la Catedral, que guarda los restos del Apóstol, según la tradición; el Palacio del Obispo Gelmírez, hoy Casa Consistorial y sede Presidencial de Galicia, y el Rectorado de la Universidad, enfrente al Hostal.
     En este sobrio edificio, nacido hace quinientos años para Hospital y residencia de Peregrinos, y, por ello, considerado el hotel más antiguo del mundo, tuvimos el privilegio de entrevistar a su director.
Natural de Sardiñeiro, provincia de La Coruña, de familia de hosteleros desde 1916, fecha en que sus bisabuelos fundaron Casa Lestón, restaurante en plena actividad actualmente bajo la batuta de su hermano, nuestro hombre se encuentra en las más altas cotas de su profesión tras una trayectoria de ascenso constante.
Sardiñeiro es el primer pueblo del municipio de Finisterre yendo desde Corcubión. En ese paraíso natural pasó don Julio César Castro Marcote su infancia, intercalando entre sus obligaciones escolares las ayudas al quehacer de la familia, a la vez que sentía nacer el gusanillo por la profesión.
Julio Castro Marcote frente a la puerta del Parador
Por eso, el paso a la Escuela de Hostelería de La Coruña no fue una sorpresa. Se graduó en el año 1991 y a partir de ahí comenzó una interesante etapa de perfeccionamiento en varios países europeos.
En el año 1996 se matriculó en un Master de Hostelería en Santiago de Compostela, cuyas prácticas realizó, premonitoriamente, en el Hostal. A las dos semanas ya lo ficharon para crear un departamento comercial, iniciando así su recorrido en Paradores. Aquí desempeñó actividades de comercial, de subdirección e incluso de director en funciones, antes de dar el salto definitivo a las tareas de dirección, en el año 2000, para poner en marcha el recién ampliado Parador de Villalba.
En 2003 inauguró el Parador de Monforte, iniciando así una fructífera etapa en la Ribeira Sacra, que le llevaría en 2004 a inaugurar también el de Santo Estevo, esta vez en la vertiente orensana.
Ostentó la dirección de ambos a la vez, aunque con mayor dedicación al último, hasta el mes de julio de 2008, fecha en que fue llamado a su actual destino: nada más y nada menos que dirigir el impresionante Hostal de los Reyes Católicos en Santiago de Compostela.
uno de los claustros del emblemático hotel
Para nosotros es ya un viejo conocido, pues desde nuestro medio, EXPRESO, tuvimos el placer de dar a conocer a nuestros lectores las deliciosas jornadas culinarias que, año tras año, de estación en estación, venía organizando en Santo Estevo de Ribas de Sil, con la inapreciable colaboración de un cocinero de elite: su Chef José Ramón.
No habíamos tenido ocasión de saludarle desde su traslado a la capital de Galicia, por eso, después de las debidas felicitaciones, la pregunta era obligada:
Dirige Ud. uno de los mejores hoteles de Paradores, con una ocupación que algunos años sube del 80%, ¿quiere esto decir que es un puesto de los más cómodos, como para echarse a dormir?
    De ningún modo, al contrario. En mi anterior etapa, el hecho de inaugurar un Parador era como parir un niño, tenías que desarrollar nuevos proyectos, promocionar nuevas zonas. En Santiago no hay que impulsar nada, te encuentras con un hotel emblemático, en el que hay que cuidar otros muchos aspectos.
    Sabes que aquí se desarrollan muchos actos institucionales, a veces internacionales, incluso cumbres de ministros, con lo cual las exigencias son de un nivel superior. Podríamos decir que es una labor menos creativa, pero de trabajo más intenso y de mayor complejidad.
    Aquí somos un equipo de unos 150 empleados, cuando en uno como Santo Estevo no se sobrepasan los 60. Con una plantilla poco más del doble, casi cuadruplicas la facturación. En San Estevo la facturación ronda los tres millones de euros, cuando aquí se superan con creces los diez millones.
    Es verdad que cuentas con un equipo más completo, con director, subdirector, adjunto a dirección para asuntos comerciales, diversos departamentos, cada uno con su jefe. Esto te permite desarrollar temas más amplios y más complejos. Es decir, aquí tienes que impulsar un volumen de negocio muy superior y cuidar, más si cabe, que todo salga bien.
detalle del bar
Hablando de volumen de trabajo, nos viene a la mente el tópico del mal año en hostelería en vísperas de Año Santo. ¿Se cumple esta vez?
    Sí, se cumple. No es tópico. Pasó en el 98. Recuerdo el 1999, un Año Santo excepcional, cuyas cifras fueron récord en este Parador. Aún hoy no se superaron. El 2003 y 2004 lo viví desde la Ribeira Sacra, pero fue una realidad la gran recesión del año anterior y la importante subida del Año Santo.
    Este 2009 temíamos ese efecto doblemente, debido a la crisis general que atravesamos, sin embargo está resultando bastante bien. Siguiendo la estadística, el volumen total habría caído sobre un 2% respecto al 2008. Lo cual no es de extrañar, ten en cuenta que aquí se desarrollan muchos congresos y convenciones y los colectivos correspondientes prefieren irse a otra ciudad y dejar el de Santiago para coincidir con el Xacobeo.
    Pues, como te decía, está resultando bueno este 2009, ya que aunque vamos con 1.400 habitaciones menos que el año pasado, en el cómputo general estamos ya un 2% por encima. La crisis obliga a crear ofertas más atractivas, que los clientes aprovechan, naturalmente.
¿También hay peregrinos de cinco estrellas?
      

Dejar un comentario

Agradecemos mucho tu opinión en Expreso.
Por favor, no dejes comentarios impropios, injuriantes, contrarios a las leyes o con fines publicitarios, tendremos que eliminarlos.

Oculto, no aparece en el comentario.