CALLEJEANDO
 
miércoles 21|08|2019

Futuroscope, la ciudad del futuro

Texto: Federico Ruiz de Andrés. Fotografías: Ana Bustabad Alonso

Más de veinte años después de que René Monory materializara en un parque temático los interrogantes del tercer milenio, sorprende descubrir que un paseo por el futuro puede transcurrir callejeando entre árboles de hojas cálidas y música suave.

Paseo entre árboles

Para la región francesa de la Vienne, el futuro llegó en 1987 con Futuroscope, que suponía sólo la punta de lanza de un ambicioso proyecto de organización de este territorio eminentemente agrícola hasta entonces.

Su centro tecnológico, la Technopole, ocupa actualmente 200 hectáreas en las que agrupa a más de 160 empresas, 15 laboratorios de investigación, módulos de formación y un centro internacional de congresos, además de una completa oferta hotelera y de ocio.

Lago

Muy cerca de la ciudad francesa de Poitiers, llegar a Futuroscope es fácil desde cualquier parte de Europa. Si se busca un viaje cómodo y glamuroso, los trenes de alta velocidad de la TGV, desde París, la red de Rail Europe que atraviesa todo el continente o el trenhotel Elipsos, desde Madrid o Barcelona hasta Francia, son las mejores opciones.

detalle de un pabellónMás que un parque al uso, Futuroscope es una ciudad fantástica donde los robots nos descubren una diversión inteligente, salpicada de experiencias, de sabores; una gran metáfora del paso humano por el planeta.

Que nadie espere visitar solamente un parque temático, sino trasladarse a un mundo de ficción en el que nuestra proyección -la del ser humano-, parece querer marcarnos el devenir de nuestro paso por el planeta.

Pero es el planeta el que asiste a un viaje a nuestro alrededor. Y en esto gana mucho la instalación que se muestra alrededor.

Una vez marcadas las reglas del juego, la diversión, la ironía y un cierto falsete irónico acerca de la humanidad, podemos decir ¡que empiece el espectáculo!

Futuroscope, la ciudad del futuro, nos espera. Descubrir sus secretos a la vuelta de cada esquina es aquí tan fácil como en cualquier otra ciudad, simplemente, callejeando.

Cada uno de los pabellones de arquitectura futurista contiene sorpresas.

Un viaje intergaláctico, un recorrido fantástico por los mundos virtuales de la animación 3D o un paseo a bordo de la estación espacial internacional, ofrecen al visitante perspectiva suficiente para disfrutar con ojos nuevos las sensaciones cotidianas.

Entre las atracciones más especiales de Futuroscope están un inolvidable baile en brazos de robots de 7 metros, o el nuevo espectáculo creado por Yves Pepin que cada noche llena el escenario acuático con proyecciones sobre el agua, efectos pirotécnicos y música de DJ's: El misterio de la nota azul.

Baile con robots

Concebido inicialmente para los niños, el Zoo de los robots es un recorrido interactivo que muestra la biomecánica de los animales-robots en formato gigante.

      

dlfkpy generic cheap viagra

Dejar un comentario

Agradecemos mucho tu opinión en Expreso.
Por favor, no dejes comentarios impropios, injuriantes, contrarios a las leyes o con fines publicitarios, tendremos que eliminarlos.

Oculto, no aparece en el comentario.