CALLEJEANDO
 
lunes 22|07|2019

Una escapada a Marsella en cualquier momento del año

marsella_muceum
Frente a la catedral, al lado del Vieux-Port y casi encima del mar, se encuentra el MUCEM, Museo de las Civilizaciones de Europa y del Mediterráneo. Fue construido por el prestigioso arquitecto Rudy Ricciotti e inaugurado en 2013, año en que Marsella fue Capital Europea de la Cultura. De estilo moderno, destaca por su exterior, una especie de estructura de hormigón especial que cambia de color en función de la luz, lo que le da un aspecto único. Es el más importante de los museos de Marsella, único museo nacional de Francia fuera de París y el primero dedicado a los pueblos y culturas del Mediterráneo, desde tiempos antiguos hasta la actualidad. Cuenta con varias salas de exposiciones, librería, auditorio y restaurante.
El museo está unido por medio de una pasarela de 130m sobre el mar al Fort Saint-Jean que, a su vez, también está conectado con el centro de Marsella por otra pasarela. Esta histórica fortaleza que preside la ciudad al borde del mar, fue construida por Luis XVI en el siglo XVII sobre otras fortificaciones antiguas con la idea de proteger la ciudad ante posibles ataques enemigos.
Pero si hay una fortaleza famosa en Marsella es el Chateau d’If, construida en el siglo XVI en una pequeña isla del archipiélago de Frioul, en la bahía de Marsella. En el siglo XVII se convirtió en prisión estatal y, entre sus reclusos más ilustres, se encontraba José Custodio Faria, en quien se inspiró Alejandro Dumas para su famosa novela “El Conde de Montecristo”. La fortificación se abrió al público a finales del siglo XIX y, hoy en día, es uno de los principales enclaves turísticos de Marsella.
marsella_if
El archipiélago de Frioul forma parte del Parque Nacional de Calanques, primer parque nacional de Europa periférico, marino y terrestre al mismo tiempo. Está compuesto por islas, cañones marinos y un impresionante macizo situado a lo largo de 25km repartidos entre los municipios de Marsella, Cassis y La Ciotat. Cuenta con una biodiversidad excepcional, albergando más de cien especies autóctonas y protegidas, tanto animales como vegetales. Es perfecto para disfrutar de la naturaleza al lado de la ciudad, si además de turismo urbano se quiere aprovechar la visita a Marsella para realizar deportes acuáticos como el submarinismo o el kayak, o para adentrarse en el macizo por algunas de sus rutas de senderismo y practicar la escalada por sus sinuosas montañas, o sumergirse en las cristalinas aguas del Mediterráneo en alguna de sus numerosas calas.
 
                                                                  GUÍA PRÁCTICA
Cómo llegar
Marsella cuenta con un aeropuerto internacional situado a 27km de la ciudad, con servicio regular de tren y autobús para desplazarse hasta ella.
La mejor forma de viajar a Marsella es con la aerolínea Air Nostrum, que ofrece tres vuelos diarios desde Madrid, con conexiones con las principales ciudades españolas a través de Iberia, cuyos horarios están perfectamente coordinados para facilitar el tránsito entre vuelos. Sus precios son altamente competitivos, se puede facturar maleta o llevarla de mano, si bien éstas tendrán que ir en la bodega puesto que los aviones disponen de poco espacio en cabina. Los aviones cuentan con 100 plazas, amplias y cómodas, se ofrece una amplia carta de aperitivos y bebidas y el trato a bordo es exquisito.
 
Dónde dormir
Para alojarse durante la visita, el hotel Golden Tulip Villa Massalia resulta una opción más que recomendable. Este precioso hotel de 4 estrellas, está situado en el distrito 8 (8eme arrondissement), a unos 10 minutos del centro en autobús. Se encuentra en una localización privilegiada, detrás del hipódromo de Marsella, muy cerca del Parque Borély y a apenas 5 minutos caminando de la playa del Prado,  con unas fabulosas vistas del mar mediterráneo.
marsella_hotel_tandem
El hotel tiene 10 años de antigüedad, tiene 140 habitaciones y suites de diferente categoría, con vistas a la calle o al hipódromo y mar, piscina (cerrada en invierno), sala de conferencias, un completo spa, bar y un amplio restaurante considerado de los mejores de Marsella.
Siempre garantiza el mejor precio a través de su página web y es habitual encontrar diferentes ofertas y paquetes para sus clientes. Durante el verano hay música en directo los jueves, para fin de año ofrecen habitación, cena y fiesta, un pack romántico para San Valentín, etc. Es recomendable consultar su web para descubrir las ofertas existentes en el momento de planificar el viaje.
 
Cómo moverse
Para llegar al parque se puede optar por coger un barco, que también funciona como transporte público desde abril a septiembre. Otra opción es alquilar un coche, si bien sólo se puede llegar a la base del macizo, pero muy cómodo si se planea visitar otras localidades cercanas. Sin embargo, para moverse por la ciudad, lo mejor es el transporte público, lo que evitará las incomodidades del tráfico y el aparcamiento.
Marsella cuenta con dos líneas de metro, tres de tranvía y una flota de unos 80 autobuses. Lo más cómodo y económico es hacerse con el City Pass, que da acceso a todos los transportes, incluido el barco, así como a la mayoría de los lugares turísticos. Se puede adquirir para 24 o 48 horas en la oficina de Turismo de Marsella, situada en Le Panier, o en algunas agencias turísticas o por Internet con anterioridad al viaje.
 
Texto y fotos: Ana García Iglesias
marsella_tienda
      

Dejar un comentario

Agradecemos mucho tu opinión en Expreso.
Por favor, no dejes comentarios impropios, injuriantes, contrarios a las leyes o con fines publicitarios, tendremos que eliminarlos.

Oculto, no aparece en el comentario.