CALLEJEANDO
 
lunes 26|08|2019

Póvoa de Varzim, un secreto al norte de Portugal

Texto: Federico Ruiz de Andrés. Fotografías: Ana Bustabad Alonso

Irma Campos llegó a la ciudad hace ahora cuarenta años. Desde entonces, la urbe ha crecido y ha sabido desprenderse, no sin lamentos, de una cierta vertiente pesquera. Multitud de ‘lanchas poveiras' podían verse faenar hasta hace poco en las cercanías del puerto. En la actualidad, Póvoa de Varzim es una ciudad sorprendente, y no sólo por lo que es capaz de ofrecer al visitante, sino porque no es lo suficientemente conocida como destino internacional.

Playa de Póvoa al norte de la ciudad

Aunque el mar siga siendo un foco de atracción importante, se ha pasado de que éste sea el medio de vida de gran parte de su población a que Póvoa viva, en buena medida, también de mar, pero más en concreto de sus doradas playas. Y es que el turismo llegó. Un turismo fundamentalmente portugués, pero al que con el paso del tiempo se han ido incorporando muchas otras nacionalidades.

Cerraron varias conserveras ubicadas, sobre todo, en el tramo que une a Póvoa con la limítrofe Vila do Conde, pero abrieron iniciativas hosteleras diversas y la playa; cuando el tiempo lo permite, rebosa de gente y vida.

Nuestra contertulia deja claro que así se siente Póvoa de Varzim. Ella no nació aquí, pero su residencia en la ciudad desde 1968, la faculta para ser considerada como ‘poveira'.

En la vertiente histórica, nos dice Irma que se tiene constancia de la existencia de pobladores hace más de 4.000 años. Los primeros vestigios históricos de interés coinciden con la presencia del imperio romano en la zona. Transcurren los años y el enclave era la tierra de Varazim; un desconocido señor que en tiempos más desconocidos aún le diera su nombre.

Detalle de una fachadaEs ‘Villa' portuguesa ya en el año de 953. Y a comienzos del siglo XIV, en 1308, el rey Dinis de Portugal encomendó la creación de Póvoa. Desde ese momento, la localidad ha sabido ofrecer a su población los frutos de la tierra y del mar.

Su régimen foral se lo debe a Don Manuel I en 1514. Pero Póvoa no es un lugar de monumentos. Aún así, para Joao Costa, un singular cicerone que nos acompaña por la ciudad, Povoa sí tiene enseñas que mostrar: la iglesia de San Pedro de Rates, que Costa nos define como ‘uno de los mejores románicos portugueses', el acueducto de Santa Clara construido con 999 arcos a comienzos del siglo XVIII o la fortaleza de Nuestra Señora de la Concepción.

Costa comenta que a finales del siglo XVII se edificó una antigua fortaleza, el ‘Forte do Terrao', para evitar o amendrentar a los corsarios que atemorizaban la localidad.

El fuerte que contemplamos data de comienzos del XVIII y sirve ahora para aoger las dependencias de la Brigada Fiscal da Guardia Nacional Republicana. La traza es enforma de pentágono y está formado por cuatro baluartes ligados por cortinas de murallas.

Costa afirma que se puede visitar con algunas restricciones. Y el fuerte es protagonista de la vida de Póvoa en la noche del 7 al 8 de diciembre, cuando sus muros son recorridos por la procesión de Nuestra Señora de la Concepción.

Póvoa es ahora un enclave turístico, de eso no hay duda alguna. Se trata de una ciudad de servicios que, en la costa, dista unos 18 kilómetros del aeropuerto de Oporto.

Más de 65.000 habitantes radican en ella según el último censo; una población que en los meses de verano se multiplica, dada la proximidad de la ciudad de Oporto. ‘Más de cien mil almas' asegura Joao Costa que llegan aquí en verano.

Póvoa de Varzim no dispone de una gran planta hotelera; apenas radican en ella un hotel de cuatro estrellas y otro de tres. Ambos de la cadena francesa Accor, Mercure y Novotel, que sustentan el monopolio de las estancias de mayor poder adquisitivo.

Centro peatonal de la ciudadLa ciudad se articula en paralelo a la estela del frente de mar. Se alinea a él.

Seguimos nuestro paseo ciudadano, en esta ocasión acompañados por Félix Sousa, un natural de la ciudad que la ama en profundidad; una característica que hemos constatado por doquier en la urbe.

Sousa nos muestra la vitalidad de un barrio, de una larga calle y entorno peatonal que vive la riqueza de un comercio contemporáneo. Hablamos de la calle Junqueira, de la plaza de Almada, de la avenida Mouzinho de Albuquerque.

Sousa nos asegura que la calle de Junqueira ya tenía su vitalidad característica en el siglo XVIII. Fue toda una experiencia que hace 52 años ya decidieran peatonalizarla. Zapaterías, establecimientos de moda, joyerías o pastelerías confieren a la calle un especial encanto que muestra su viveza en determinadas horas del día o de la noche. En otras, la sensación de soledad se hace patente.

Plaza de AlmadaLlegamos a la plaza de Almada. Allí, el edificio del ayuntamiento, que dicen sugiere la estructura arquitectónica y ornamental de la factoría británica de Oporto. En la actualidad aparece decorado con azulejos exteriores.

Según nuestro contertulio tenemos que destacar las fiestas de Póvoa, siendo el día de San Pedro el auténtico protagonista de esta actividad lúdica.

El santo pescador se festeja el 29 de junio. La víspera, en la noche, todo Póvoa se reúne para festejar al santo, decorando los barrios, bailando, encendiendo las famosas fogueiras. Una sana competencia entre los barrios llevan a pujar por cuál de ellos engalana mejor el ‘trono de San Pedro'.

La Asunción, el 15 de agosto, también es festejeda en la ciudad. Ese día, frente al puerto, múltiples barcos engalanados para la ocasión celebran una procesión aderezada por cientos de cohetes.

Pero para Félix Sousa, un espectáculo que no hemos de perdernos es la romería de Nuestra Señora de la Salud. Se celebra el último domingo del mes de mayo, recorriendo los siete kilómetros que distan la Iglesia Matriz de Póvoa con la capilla que da nombre a la procesión, ubicada en el Monte de San Félix; una atalaya en la sierra de Rates a más de 200 metros de altitud; en donde se ubica un interesante Estalagem que goza de una estupenda vista panorámica.

      

Gracias por hacer conocida mi

Gracias por hacer conocida mi ciudad!

Dejar un comentario

Agradecemos mucho tu opinión en Expreso.
Por favor, no dejes comentarios impropios, injuriantes, contrarios a las leyes o con fines publicitarios, tendremos que eliminarlos.

Oculto, no aparece en el comentario.