CALLEJEANDO
 
martes 23|07|2019

24 horas en Buenos Aires: Siempre Evita

Evita es la pieza de referencia en el tablero bonaerense. Revive en sus estatuas y en los monumentales murales, está en los museos, en los musicales… En la Recoleta, reposa su cuerpo, pero su espíritu vaga entre los descamisados del siglo XXI. Y dicen que, escuchando atentamente, aún se oye el eco de su voz entre los palcos del Teatro Colón.

evita

Y tras ella, la polémica. Buen ejemplo, el conocido edificio del Ministerio de Desarrollo Social (antiguamente de Obras Públicas), en la Avenida 9 de Julio, en cuyas fachadas Norte y Sur se ven desde la distancia los murales del artista Alejandro Marmo, realizados en acero corten con una altura de 31 metros y 24 de ancho.
Mirando hacia el Sur, la Evita sonriente, inaugurado el 26 de julio del 2011, en el  59 aniversario de su muerte, por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner. Y, un mes más tarde, dirigiéndose al Norte, la imagen beligerante ante el micrófono.
ministerio
Decíamos polémica, por el abultado gasto en la remodelación de las oficinas de este inmueble (voceado por la prensa argentina), ya de por si controvertido por ser el único salvado de la piqueta en la apertura de la mayor arteria de Buenos Aires.
Precisamente en esta Avenida, unas diez cuadras hacia el Norte, pasamos ante el Teatro Colón, en la Plaza Lavalle. Inaugurado en 1909 y, en su día, ‘la sala de espectáculos más amplia del mundo’ con sus 3.570 localidades, es referencia de la lírica y la danza en Argentina y uno de los teatros de ópera más importantes a escala internacional.
Pues bien, Eva Duarte logró que la gente humilde tuviera acceso a este centro de cultura elitista, hasta entonces vedado para la mayoría del pueblo.
teatro
Dos anécdotas: Una; aquí se fraguó un complot (descubierto días antes) para asesinarla junto a su marido, el Presidente Perón, el 12 de octubre del 1948. Otra; La Callas, que tuvo sus más y sus menos cuando actuó en él, en 1949, dijo ‘este Teatro está totalmente controlado por Evita’.
Un poco más allá enfilamos la Avenida del Libertador y, después de pasar ante el Palais de Glace y del Museo Nacional de Bellas Artes, en una zona de edificios señoriales y cuidados parques, nos encontramos nuevamente con Eva, esta vez en estatua de bronce sobre pedestal de granito.
Es obra de Ricardo Gianetti, que la representó como queriendo echar a correr. Se puede localizar entre las calles Agüero y Austria, en predios de la Biblioteca Nacional.
monumento
      

Dejar un comentario

Agradecemos mucho tu opinión en Expreso.
Por favor, no dejes comentarios impropios, injuriantes, contrarios a las leyes o con fines publicitarios, tendremos que eliminarlos.

Oculto, no aparece en el comentario.