CALLEJEANDO
 
lunes 26|08|2019

Bérgamo, misterio y esplendor de dos ciudades en una

Sorteando escaparates de dulces, pastas frescas, quesos y salami se llega a la Piazza Vecchia. Amplia y peatonal, con restaurantes, cafés y terrazas muy agradables, su centro está presidido por la ‘Fontana dei Contarini’, vestigio de la época de dominación veneciana.
En esta plaza están la Torre Cívica, el Museo Storico con varias sedes y colecciones, la sede de la Universidad, el Palazzo Nuovo, uno de los lugares preferidos por las palomas, y el Palazzo della Ragione, un edificio medieval del siglo XII que fue el ayuntamiento más antiguo de Italia. Bramante se encargó de la decoración de la fachada.
La Torre Cívica, popularmente conocida como el Campanone, es el símbolo de Bergamo. Cada noche, a las 10 en punto, la campana suena 100 veces recordando antiguo toque de queda, que anunciaba el cierre de puertas de la ciudad.
Merece la pena subir en su moderno ascensor, para descubrir la mejor vista de los tejados y las cumbres nevadas de los Alpes.
Justo detrás de la Piazza Vecchia, atravesando los soportales del Palazzo del Podestá se llega a otro de los espacios emblemáticos de Bergamo, la plaza del Duomo. En pocos metros se apiñan la Basílica di Santa María la Maggiore, la Capella Colleoni y el Baptisterio.
La Basílica impresiona sobre todo por dentro. Aquí el protagonista es el horror vacui, no hay espacio sin decorar. Frescos renacentistas, labrados en oro, y valiosos tapices florentinos y flamencos cubren cada centímetro logrando un efecto impresionante.
El viajero descubre enseguida que en su planta de cruz falta uno de los ábsides. Lo mandó derruir el militar Bartolomeo Colleoni para construir una capilla donde reposarían sus restos. Ahora lleva su nombre. Es la Cappella Colleoni.
Volviendo a la ruta principal, la Via Colleoni desemboca en una plaza tranquila, con grandes árboles que invitan a una parada a la sombra.
Es la Piazza Lorenzo Mascheroni, presidida por la Torre della Campanella. Todavía se conserva el pozo de mármol que aseguraba provisiones de agua en caso de asedio.
Esta plaza es la entrada a la antigua Cittadella, que nació como fortificación militar y hoy, además del edificio de los Carabinieri alberga dos museos muy interesantes, el de Ciencias Naturales y el Museo Cívico Arqueológico. Los viernes por la mañana se celebra aquí un mercadillo.
Al lado, el Huerto Botánico Lorenzo Rota, que ofrece una preciosa vista de Città Alta.
      

Dejar un comentario

Agradecemos mucho tu opinión en Expreso.
Por favor, no dejes comentarios impropios, injuriantes, contrarios a las leyes o con fines publicitarios, tendremos que eliminarlos.

Oculto, no aparece en el comentario.