CALLEJEANDO
 
sábado 27|05|2017

El Chiado, un viaje al pasado por la Lisboa más vintage

En la plaza Luis de Camoes entramos uno de tantos kioscos tradicionales que hay por toda la ciudad, ahora han sido reconvertidos en bares con terraza donde se sirven licores portugueses.
tranvía número 28 en la plaza Luis de Camoes
Por aquí pasa el antiguo tranvía 28, el más famoso de los tranvías de la ciudad, que utilizan tanto viajeros como lisboetas, y que hace un recorrido por los lugares más turísticos hasta terminar en el Barrio de Graça, en el mirador de Nossa Senhora do Monte.
Bajando hacia el río Tajo por la rúa Alecrim encontramos la farmacia Andrade, que mantiene la misma estructura de madera y el mismo reloj que tenía cuando abrió sus puertas en 1837.
En el largo (plaza) de Sao Carlos, está la casa natal de Pessoa. Aquí jugaba el escritor de pequeño. Justo enfrente, el Teatro Nacional Sao Carlos, muy frecuentado por su padre que, aunque era funcionario, ganaba un sobresueldo como crítico de ópera, y por su madre, que tenía una gran cultura musical.
Pero de todas las tiendas vintage que se pueden encontrar en Lisboa quizá la más auténtica sea, curiosamente, una que ha abierto sus puertas hace bien poco, en 2006.
una de las salas de la tienda ‘A vida portuguesa’
A vida portuguesa es un encantador proyecto de la periodista Catarina Portas que ha rescatado los antiguos productos que marcaron la vida de los portugueses en el siglo XX.
Ella ha logrado que las pequeñas fábricas artesanas a punto de cerrar y otras que ya lo había hecho, retomen la elaboración de perfumes, telas, galletas, velas… Su tienda está en la rúa Anchieta y es un placer perderse entre sus estanterías.
Muy buena idea si se quiere comprar un regalo entrañable y bonito. Por ejemplo, una de las clásicas andorinhas de Bodalo Pinheiro, reeditada siguiendo los moldes originales del artista.
Bajando por la rúa de Camoes hacia Sao Roque está el café Carioca, y el restaurante Tavares, fundado en el siglo XVIII.
Escalinata de la rúa Nova Sao Francisco
A media escalinata de la rúa Nova Sao Francisco, el Espazo Fábulas, un café restaurante próximo a la zona universitaria, muy frecuentado por los estudiantes, que aprovechan el acceso gratuito a Internet.
Todo el local está decorado con aparatos y máquinas antiguas, y funciona como galería de arte, organizando a menudo exposiciones. No hay que perderse uno de sus famosos brunch.
Es nuestro último día en Lisboa. Esta noche cogeremos el Lusitania, uno de los trenhotel de Renfe, que nos llevará hasta Madrid sin apenas darnos cuenta, viajando toda la noche plácidamente en una cabina doble con baño completo y camas de verdad.
Así que no así que no nos resistimos a despedirnos de la capital portuguesa con una comida espectacular en uno de los mejores restaurantes de la ciudad, el Terraço, en la última planta del hotel Tivoli Lisboa.
Nos han dicho que su ‘sopa de morangos’ es sencillamente insuperable.
café Fábulas
 
Agradecimientos:
 
Lee los reportajes relacionados:
 

 

 

      

Dejar un comentario

Agradecemos mucho tu opinión en Expreso.
Por favor, no dejes comentarios impropios, injuriantes, contrarios a las leyes o con fines publicitarios, tendremos que eliminarlos.

Oculto, no aparece en el comentario.