AZUL MARINO
 
lunes 22|07|2019

El Muelle de San Blas, esperando a su amor en Riviera Nayarit

Texto y fotos: Federico Ruiz de Andrés y Ana Bustabad Alonso

Las cenizas de Rebeca descansan ya para siempre en el Pacífico mexicano, arrojadas al mar desde el muelle de San Blas donde tantas tardes esperó a su amor. ‘Sola, sola en el olvido, sola con su espíritu, sola con su amor el mar… llevaba el mismo vestido, por si él volviera, no se fuera a equivocar’.
muelle
‘Le decían la loca del muelle de San Blas…’ y el grupo Maná inmortalizó para siempre su historia de amor, lanzando a la fama esta pequeña localidad de la Riviera Nayarit fundada por los españoles en el siglo XVII. Su historia magnífica y una naturaleza desbordante no consiguen eclipsar la magia del viejo muelle, melancólico, que nunca olvidará a Rebeca.
 

 
Su importancia histórica
Fundado por los españoles, el puerto de San Blas fue una vez el astillero más importante del Pacífico. De aquí zarpó en el siglo XVII Fray Junípero Serra hacia las Californias para emprender su misión evangelizadora, y desde aquí se emprendió también la exploración de Alaska.
En lo alto del cerro de Basilio, el Fuerte de San Blas, conocido como la Contaduría, domina la mejor vista del valle y del océano. También se conserva, justo al lado, la iglesia de Nuestra Señora del Rosario, La Marinera, que actualmente alberga exposiciones de pintura.
Sus campanas de bronce se hicieron famosas gracias al poema de Henry W. Longfellow, ‘The Bells of San Blas’.
fuerte 
Naturaleza en los manglares
Uno de los imprescindibles de San Blas es recorrer en barca sus manglares, en la zona de La Torava. Los esteros de San Cristóbal y el Pozo ofrecen una ruta única desde los manantiales que los ven nacer al océano Pacífico.
Garzas imperiales, calandrias, cocodrilos, pájaros carpinteros… viven en esta exuberante maraña vegetal de enredaderas, helechos y plantas acuáticas. Aquí se rodó la película ‘Cabeza de vaca’, y todavía se mantienen en pie sobre el agua las cabañas utilizadas para el rodaje.
Se puede alquilar un paseo en ‘panga’ en el muelle del Conchal, un embarcadero situado a la entrada de San Blas, tras cruzar un pequeño puente, o en la propia Tovara, donde también se puede comer. Pescado zarandeado, ahumado con madera de mangle, sopa marinera, pan de plátano o tejuino, una bebida elaborada con maíz, son algunos de los imprescindibles de la gastronomía local.
manglar
      

Dejar un comentario

Agradecemos mucho tu opinión en Expreso.
Por favor, no dejes comentarios impropios, injuriantes, contrarios a las leyes o con fines publicitarios, tendremos que eliminarlos.

Oculto, no aparece en el comentario.