AZUL MARINO
 
sábado 24|08|2019

Ponteceso, los caminos del mar y los rostros de la Costa de la Muerte

cruces
Mariscadoras y percebeiros en Corme
A medio camino entre la Coruña y Finisterre, donde ya el ‘vía Crucis’ jalona los acantilados, más allá de las Sisargas y la Punta Nariga, se agazapa Corme bien abrigado del noroeste. Estamos en la ría de Ponteceso, en los ‘caminos del mar’ (Os Camiños do Mar). Es Costa da Morte, por eso hay tantas cruces… 
El percebe
Es costa de zozobras y de muertos que siempre acaban regresando. ‘Pero no se llama así por los naufragios, sino por la particular parafernalia que rodea aquí todo lo relacionado con la muerte’.
Nos lo cuenta Suso Lista, percebeiro en la reserva, mitad Quijote y mitad sindicalista del mar, con maneras de actor, voluntarioso siempre y activo en las redes sociales. ‘Todo el mundo tiene un familiar muerto en el mar y, el día de difuntos, se habla con él en el cementerio. Es lo normal. Las cruces indican dónde murió cada uno’.
percebe
Se mueve constantemente, de roca en roca, mientras habla. ‘Fíjate, hoy está tan calmo el mar que podemos bajar por cualquier sitio y coger percebes sin riesgo. Éste ya da la talla’. Asegura, midiendo con sus dedos experimentados uno que acaba de arrancar.
‘Los naufragios suponen abundancia, comida, riqueza. El saqueo se asume como normal. No se puede dejar que el mar se lo lleve. Todo el mundo sabe que hace muchos años, cuando naufragó un barco de naranjas, solucionó la carencia de vitamina C una larga temporada. Y el hambre que quitó aquel que traía un cargamento de maíz…’
‘Los naufragios se asocian más a la vida…’
‘También traen muertos, claro, que aparecen generalmente en los mismos sitios. Aquí cerca está ‘a chousa dos difuntos’, que se llama así porque los enterraban allí mismo’.
suso
Suso Lista ya no va a los percebes, por problemas de salud, pero sigue defendiendo con vehemencia el marisqueo responsable y arremete contra todos los que no respetan las normas, los cupos, las medidas…
En su día fue Patrón Mayor de la Cofradía y se ganó enemigos, porque no toleraba las trampas. ‘El 90% de los ‘profesionales’ están fuera de la ley y (por tanto) no les importa que otros lo estén’. ‘Si uno ve que otro se pasa del cupo, se calla y mira para otro lado porque él hace lo mismo’.
Parece increíble que los trabajadores atenten así contra su propio sustento, pero no es éste el único testimonio que escuchamos.
Al día siguiente madrugamos un poco para esperar el amanecer en las rocas próximas a la Punta Santa Mariña, porque tenemos información de que por aquí habrá percebeiros a esta hora, por ser propicia la marea, y queremos conocer su versión. No coincidimos con ninguno.
amanece
El mar está tan calmo que pueden acercarse a las rocas con sus embarcaciones y, así, vemos a algunos faenando en islotes próximos. Pero sí nos encontramos con el vigilante de la Cofradía, que es el encargado de controlar las medidas, la cantidad que puede extraer cada uno y los tiempos de faena.
Él nos corrobora punto por punto, y con anécdotas ilustrativas, todas las artimañas usadas por los mariscadores para burlar su vigilancia. Una situación verdaderamente kafkiana, ya que las mismas personas que pagan al vigilante (los socios de la Cofradía) son quienes tratan de engañarle.
El berberecho
A media mañana nos esperan en la sede de la Agrupación de Mariscadoras Río Anllóns, en la costa Sur de la ría de Ponteceso y municipio limítrofe de Cabana. Este colectivo se dedica a la explotación del banco de berberechos que se extiende en gran parte del arenal de la ría.
mariscando
      

Dejar un comentario

Agradecemos mucho tu opinión en Expreso.
Por favor, no dejes comentarios impropios, injuriantes, contrarios a las leyes o con fines publicitarios, tendremos que eliminarlos.

Oculto, no aparece en el comentario.