AZUL MARINO
 
domingo 25|08|2019

Ecoparque de Trasmiera, un museo a cielo abierto modelado por la marea

El próximo proyecto de esta ‘Tierra de hidalgos artistas’, el último centro de interpretación del Ecoparque de Trasmiera, será el Observatorio de las Marismas, en Soano, futuro punto de referencia para los visitantes.  

Y es que este proyecto está muy vivo. No solo por la cantidad de eventos culturales que acoge durante todo el año. No solo por el sonido de las olas que acompaña inevitablemente la visita entre mareas.

Así lo ha reconocido la Unión Europea, que ha galardonado al Ecoparque de Arnuero con el premio EDEN (European Destinations of Excellence) que solo han logrado otros tres lugares en España. El coordinador del Ecoparque de Trasmiera, Ramón Meneses, y el alcalde de Arnuero, José Manuel Igual, encabezan el mérito de aunar esfuerzos públicos y privados en este proyecto tan especial.

No es la única distinción de la que puede presumir Arnuero. El camino que une las playas de Quejo y de la Arena con la ría de Castellanos, cuatro kilómetros entre pastizales vertes, acantilados y bosques de pinos y encinas, fue declarado ‘Sendero Litoral Educativo’ por la Fundación Biodiversidad del Ministerio español de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino.

casco

Y el Ecoparque de Trasmiera, igual que el parque de naturaleza de Cabárceno, o la cueva de El Soplao, constan ya en la guía de ‘Espacios y actividades en la naturaleza accesibles para todas las personas que ha elaborado la Plataforma Representativa Estatal de Discapacitados Físicos (PREDIF).

El mejor lugar para abarcarlo todo es la cima del Monte Cincho, punto de referencia para los navíos desde hace siglos. Desde aquí se divisa el cabo Quejo, que se adentra valiente en el mar Cantábrico, y la Punta de Cueva Colina, que sirve de hogar a cormoranes, gaviotas o milanos.

Se adivinan también antiguas edificaciones dedicadas a la caza de ballenas como la Atalaya, y los tejados impecables de Isla, con sus torres medievales de Cabrahígo o Rebollar, y un casco histórico recientemente rehabilitado.

Cuando el calor aprieta, la vista se pierde sin querer hasta la arena limpia de las playas del Sable o la Arena, con Q de calidad turística; hasta los peñascos que salpican las de Cándano y Arnadal o de los franceses, en Isla; hasta la playa de la Cava, muy cerca del molino de Santa Olaja.

Pintado de azul y verde, el Ecoparque de Trasmiera espera al viajero en Cantabria con sus centros de historia, arte y naturaleza, y más de 20 kilómetros de senderos, Caminos de la historia y Caminos del paisaje para recorrer despacio, caminando o en bicicleta, en pleamar o en bajamar, siempre con el sonido de fondo de la marea.

      

Dejar un comentario

Agradecemos mucho tu opinión en Expreso.
Por favor, no dejes comentarios impropios, injuriantes, contrarios a las leyes o con fines publicitarios, tendremos que eliminarlos.

Oculto, no aparece en el comentario.