AZUL MARINO
 
domingo 25|08|2019

Ecoparque de Trasmiera, un museo a cielo abierto modelado por la marea

El molino es solo uno de los puntos de interés de este Ecoparque de Trasmiera, ‘un museo a cielo abierto’ en el que el Ayuntamiento de Arnuero ha transformado centros o edificios sin utilidad como las antiguas escuelas en centros de interpretación.

'El municipio de Arnuero tiene cuatro pueblos: Isla, Arnuero, Soano y Castillo. Cada uno de ellos cuenta con un centro cultural, y de uno a otro se puede por ejemplo alquilar una bicicleta gratuita y recorrer los magníficos horizontes de verde y agua para asistir a una obra de teatro, escuchar un concierto en la iglesia, todo el municipio convertido en un museo', explican Marco y Alicia, los anfitriones del Ecoparque.

Esta región de Trasmiera es cuna también de aventureros como Salvador Hedilla, el primer aviador en surcar el cielo desde la Península Ibérica a Palma de Mallorca. Un vuelo metafórico recuerda su historia y la de otros personajes ilustres en Castillo, donde está el Observatorio de la Memoria.

Mientras, en Arnuero, en la Iglesia de la Asunción con su espléndido retablo plateresco y en la restaurada escuela, los viajeros se encuentran con un recorrido didáctico y divertidísimo por las tradiciones constructivas de la comarca de Trasmiera.

Cuentan las crónicas que de aquí salían los mejores canteros hacia las catedrales de Palencia, Burgos, Valladolid, Sevilla, Portugal… porque la finura de su trabajo era reclamada en todo el mundo. Pero también era muy apreciado el de los retablistas, campaneros, maestros constructores…

Desde aquí salió en 1735 para Toledo 'la Gorda', la campana más grande de España, 16 toneladas de bronce expresamente diseñadas por Alejandro de Gargollo para que el rey pudiera escuchar su tañido desde el Palacio Real de Madrid.

El cantero Bartolomé Olórzano y su aprendiz, Domingo Palacios, son los encargados de acompañar al visitante en esta aventura. Cómo se fabrica una campana, cuáles son sus diferentes toques, las técnicas de construcción de un retablo o cuántas monedas de oro costaba dorarlo son algunas de las curiosidades que se pueden aprender en este Observatorio del Arte.

Los más pequeños, mientras, disfrutan con papel de cebolla y lápices, jugando a trazar plantas, fachadas, puentes. Descubriendo los pigmentos naturales y el pan de oro, o probando las herramientas tradicionales, de nombres realmente sonoros: garlopas, pitieretes, azuela, escuadra, compás.

asuncion

      

Dejar un comentario

Agradecemos mucho tu opinión en Expreso.
Por favor, no dejes comentarios impropios, injuriantes, contrarios a las leyes o con fines publicitarios, tendremos que eliminarlos.

Oculto, no aparece en el comentario.