AZUL MARINO
 
martes 17|09|2019

La Costa Azul de los pintores (II)

Texto y fotos: Manuel Bustabad Rapa

Musa de pintores, encrucijada irrepetible del arte moderno, la Costa Azul francesa sedujo a genios como Monet, Picasso o Boudin, que montaban sus caballetes entre pinares salvajes y casas de pescadores, y hoy continúa siendo uno de los lugares más cautivadores del mundo. Te proponemos que nos acompañes a un recorrido en cinco etapas por ‘La Costa Azul de los pintores’.
Segundo día.- De Antibes a Cagnes sur mer
ANTIBES
Ya en compañía de nuestra guía Pascale Rucker, acudimos a la cita con la asistente de prensa de la Oficina de Turismo de Antibes y Juan-les-Pins, Lucy Howard, para iniciar la visita a la ciudad vieja de Antibes desde el muelle de los pescadores.
Pero, antes, bordeamos el Bastión Saint-Jaume para acceder a la zona, más reservada, de los grandes yates: el Quai de la Grande Plaisance. No podría precisar dimensiones, pero aquí están atracados los mayores barcos de recreo de toda la Costa Azul, justo enfrente al Fort-Carré. En las fotos también sale algún glamouroso ‘dos plazas’.
El puerto cuenta con 1.700 puestos de atraque. Se aprecia poca actividad, casi limitada a las tareas de limpieza y mantenimiento. Es un sábado de marzo.
Entramos en la ciudad por la Puerta marina, que atraviesa la muralla, construida por el arquitecto militar de Luis XIV y hoy destruida en su mayor parte. Esta puerta fue durante siglos el único acceso desde el mar. Tras un breve recorrido por las callejuelas ascendentes, dejando a nuestra izquierda la pequeña y abrigada playa de la Gravette, llegamos al château Grimaldi, al lado mismo de la Catedral.
Si hace un siglo la Riviera era la zona de moda entre pintores y escritores, su centro neurálgico, la encrucijada irrepetible del arte moderno, es Antibes, musa de pintores. Ya mucho antes del 1900 había atraído a un gran número de visitantes ilustres. Aquí residió Bonaparte y fue lugar de inspiración para escritores como George Sand, Flaubert, Maupassant y Julio Verne, mientras los maestros del impresionismo (Monet, Dufy, Boudin) montaban aquí su caballete.
En esa época Juan-les-Pins sólo era una aldea de pescadores y sus pinares casi salvajes. Por eso no es difícil imaginar que los artistas encontraban aquí su inspiración, entre tanto colorido, luminosidad y alejados del ruido de las ciudades (a estas alturas ya sé que no volveré al recorrido de ayer). ‘Me aplico y lucho con el sol. Y que sol éste! Habría que pintar aquí con oro y piedras preciosas. Es admirable’, escribía Monet a Rodin en febrero de 1888.
Antibes puede enorgullecerse de haber sido uno de los tres lugares (con el cabo Martin y Bordighera) que han logrado centrar la atención del viajero Monet, siempre buscando otros paisajes, otras luminosidades… Y es precisamente la ciudad marítima de Antibes lo que le interesa y no el cabo como a la mayoría de los pintores. Aunque la realidad es que para dibujar la vieja ciudad era preciso solicitar permiso del ministro de la Guerra, para lo cual utiliza sus relaciones.
Al día siguiente de su llegada escribe a Alice, su compañera: Pinto la ciudad de Antibes, una pequeña ciudad fortificada totalmente dorada por el sol, resaltando sobre bellas montañas azules y rosadas y la cadena de los Alpes eternamente cubierta de nieve’.
Numerosos pintores hicieron de Antibes y Juan-les-Pins, con sus bosques y su costa, con su colorido y su luz, el motivo central de sus obras. Los turistas y aficionados lo tienen fácil, pues la Office de Tourisme et des Congrès organiza visitas guiadas todas las semanas. Toda la información está en la web de Antibes y Juan-les-Pins.
Picasso, acompañado de su primera mujer, Dora Maar, visitó Antibes por primera vez en 1939, durante su breve período surrealista, y pintó el cuadro ‘Pesca nocturna en Antibes’, actualmente en el Museo de Arte Moderno de Nueva York.
Pero es en su segunda estancia cuando don Pablo le da otra dimensión a esta ciudad. No en vano su Musée Picasso está considerado aquí el primer museo en ser consagrado a un pintor en vida, cosa que sucedía en 1966.
      

Dejar un comentario

Agradecemos mucho tu opinión en Expreso.
Por favor, no dejes comentarios impropios, injuriantes, contrarios a las leyes o con fines publicitarios, tendremos que eliminarlos.

Oculto, no aparece en el comentario.