AZUL MARINO
 
lunes 23|09|2019

La Litoral, una fascinante ruta en coche por la costa de El Salvador

Texto: Federico Ruiz de Andrés; Fotos: Ana Bustabad Alonso

De todos los países de Centroamérica, El Salvador no sólo es el más pequeño -los propios salvadoreños le llaman cariñosamente ‘el pulgarcito de América’- sino también el único que no tiene aguas caribeñas. Sin embargo, el océano Pacífico ha bendecido su costa con una diversidad de paisajes que se encuentra en muy pocos lugares. Y, por mucho que parezca un tópico, no hay viajero que se resista al carácter amable y a la sonrisa de sus gentes.
Nos hemos propuesto recorrer el litoral pacífico de El Salvador de Oeste a Este; desde la frontera con Guatemala, en Garita Palmera, y la gran Barra de Santiago, con su estero y sus manglares, hasta el Golfo de Fonseca, cuyas aguas comparte con Nicaragua y Honduras. Y elegimos para ello una de las rutas más fascinantes del país, la Litoral.
Las carreteras son buenas, aunque recorrer los trescientos kilómetros de costa que tiene este pequeño país de Centroamérica lleva bastante más de las seis horas que anuncian los folletos turísticos. Mucho más si te dejas llevar por la intuición y te detienes a descubrir la increíble variedad de playas blancas, negras, coralinas…
Cogemos la carretera de la costa, ‘la Litoral’, desde el puerto de Acajutla, desde donde salen cada día en barco muchos amantes del buceo. En esta zona no sólo se encuentra el mayor arrecife rocoso del Pacífico Norte; además, se puede bucear entre restos de barcos hundidos del siglo XIX. En verano hay tours de medio día a Los Cóbanos, Arena Dorada o Metalío, para hacer inmersiones a 20 ó 30 metros de profundidad.
Hacemos la primera parada en Salinitas. La playa es un tanto rocosa, de poca profundidad, perfecta para descubrir su arrecife haciendo diving o snorkeling. En sus aguas, a tan solo 50 minutos de San Salvador y a dos horas del aeropuerto internacional, nos cruzamos con barracudas, rayas, peces loro y peces ángel; nadamos con pulpos, langostas, y jureles que revolotean alrededor.
Salinitas es famosa porque tiene dos de los hoteles más grandes de la costa salvadoreña, Las Veraneras y el hotel Royal Decameron. Arquitectura de colores vivos, esculturas mayas diseminadas por el jardín, un kilómetro de playa privada  y una magnífica oferta de ‘todo incluido’ son las señas de identidad del Royal Decameron Salinitas. Se inauguró hace sólo cinco años, en el mismo lugar donde existía hace tiempo una antigua estación balnearia. ‘De ahí el rompeolas, que aún se conserva’, nos explica Diego Ricardo Nieto, director general de Hoteles Decameron en El Salvador.
‘Además, tenemos un club de playa a 45 minutos, y varias piscinas en el complejo. La más especial es una enorme, de agua salada, que se vacía y se llena conforme baja y sube la marea. Cuando no se está tomando el sol se puede disfrutar de una bebida en uno de los cuatro bares, de nuestro gimnasio o de un masaje bajo los cocoteros, a la orilla del mar; y por la noche se puede probar cualquiera de nuestros restaurantes a la carta, ver un espectáculo o bailar en la discoteca Ixchel’, cuenta Nieto.
Dejamos atrás los cocoteros, las playas de arena gruesa y los rompeolas de Salinitas, y continuamos ruta hacia el Este. Enseguida encontramos la playa de Los Cóbanos. De arena blanca, protegida por restos de acantilados coralinos que sirven de rompeolas. Sus fondos marinos atraen a muchos turistas, y la oferta de hostales, hotelitos y villas es abundante.
La Litoral nos lleva entre campos de maíz, y de caña de azúcar. A veces frondosa, con rectas de sombra fresca que se agradece tanto por estas latitudes.
Nos llama la atención durante todo el recorrido ver en las cunetas hitos pintados de azul, blanco y rojo: árboles, quitamiedos, simples piedras, muestran en la orilla de la calzada los mismos tres colores. En realidad se trata de propaganda electoral, que cambia en cada municipio con los colores del partido político ganador, en este caso el de Arena.
Entramos en la Costa del Bálsamo. Se llama así por los bálsamos, inmensos árboles nativos de más de 50 metros de altura que abrazan la carretera. Su resina se utiliza para la cosmética y la medicina, y sólo se produce aquí, en estas montañas costeras, impulsada por la tierra volcánica y el aire marino.
      

Una vez fui a ese viaje ,me

Una vez fui a ese viaje ,me encanto volveria a ir ,mi paiz impresionante ..Lo recomiendo

Una vez fue a ese viaje ,me

Una vez fue a ese viaje ,me encanto volveria a ir ,mi pais impresionante ..Lo recomiendo ,conoscamos nuestro pais ,con sus problemas ,pero el pais es hermoso.

Gracias por compartir. Hay

Gracias por compartir. Hay mucha informacion util.
He tenido el placer de visitar la zona y hay algunos datos que estan incorrectos en el reportaje. Aqui les dejo para corregir:

La isla de Honduras que se divisa desde el golfo no se llama "Amapola", sino: "Amapala"
Las pupusas, no se hacen de "trigo" sino de "maiz" o "arroz"
La flor nacional de El Salvador no es el "Loroco" sino: La Flor de "Izote"

Saludos.

Tiene razon buen observacion

Tiene razon buen observacion ,pueden arreglarla,no esta bien que den informacion equivocada ,es posible que la persona que lo hizo no tuvo direccion de nadie y esta muy mal ..Si no saben que pregunten ?

Muy exactas las correcciones.

Muy exactas las correcciones. Excelente

Me gustó mucho este

Me gustó mucho este reportaje. Me recordó mucho este país maravilloso. Manuel Campos

Me encantó este reportaje.

Me encantó este reportaje. Viene a mi memoria los días en que estuve en El Slavador.

Me hace Gusto poderos

Me hace Gusto poderos Escribir este a Resumen, es bonito conocer de El Savador atravez de este reportaje pero.... Nos Gustarian mas Fotogafias que sean Llamativas y por supuesto lo mejor para representar el Pais de lo mejor. Gracias Desde Sao Paolo Minnesota Javvad alanberto Rodrigguez

Reportaje

Me ha gustado mucho leer ese reportaje tan acertado para una publicación turística. Y me ha gustado saber que unos amigos han hecho esa ruta que fue mi asignatura pendiente en El Salvador. Llegué, hace ya muchos años, un día en que el padre del actual ministro de Turismo, Napoleón Duarte, daba un golpe de Estado que me tuvo retenido en la embajada española los tres días que pensaba dedicar a dar una conferencia ya contratada y a visitar el país.Claro que la experiencia, debida a la llegada a la embajada de todo tipo de personajes buscando asilo o información, fue para mi muy importante. En tiempo de anecdota, recordaré siempre a la entonces ministra de Sanidad que entró en la embajada vociferando y pronunciando los tacos más enormes que jamás antes había oído.

me encanta

Que bonito reportaje, a mi me encanta esta ruta. Siempre que quiero impresionar a mis amig@s y familia extranjeros los llevo a un tour por esta ruta, vista hermosa, sol, playa y sabrosa comida.

Los felicito muy bonito reportaje. Aqui algunas de mis fotos y diarios sobre la ruta litoralen el Salvador http://www.viaggee.com

Dejar un comentario

Agradecemos mucho tu opinión en Expreso.
Por favor, no dejes comentarios impropios, injuriantes, contrarios a las leyes o con fines publicitarios, tendremos que eliminarlos.

Oculto, no aparece en el comentario.